Andorra

itinerari-cultural-per-andorra-la-vella

Andorra: Andorra la Vella

Nuestra primera parada fue Andorra la Vella, donde pasamos dos noches.  La entrada a Andorra se hizo un poco pesada, ya que había bastante cola de coches, y paraban de vez en cuanto para registrar el coche.

Lo que más nos gustó de Andorra la Vella fue el ambiente de compras que hay. Todo está plagado de tiendas, hasta el último rincón. Está muy bien conocerlo. Al no haber impuestos hay verdaderas gangas, especialmente en perfumería, electrónica y tabaco.

Las callejuelas del centro estaban llenas de puestos y restaurantes con encanto. La comida allí estaba más o menos de precio como en España. Cabe destacar, aparte de las calles peatonales del casco antiguo, la plaza del Poble, una amplia plaza con un mirador, ya que está elevada, con jardines, un restaurante con terraza y un parque para los niños. También tienen un escenario donde coincidió cuando estuvimos que había una orquesta y la gente bailaba.

Fuimos también al parque central. Es un parque famoso allí, que está bien para ir con niños pequeños. Te puedes tomar algo en una terraza mientras ellos se divierten en diversas zonas de juegos que tiene el parque, tirolinas, pirámides de cuerdas…

También fuimos al anillo verde, un recorrido por la montaña que rodea Andorra. El camino estaba subiendo la montaña, a una altura media, cementado, con bancos y papeleras para poder descansar, ver las vistas y comer unos bocadillos si querías. Las vistas no eran especialmente bonitas, ya que el casco antiguo de Andorra la Vella y el río está rodeado de edificios nuevos, que los tapan, por lo que las vistas eran de un valle lleno de edificios modernos; pero está bien para dar un paseo.

 

Elvira