España

palacio-cibeles

España – Día 10 – Chau África, Hola Europa!

Nuestro último día en el continente africano! Nos levantamos a las 8:00 am y fuimos a desayunar a la terraza del riad con Laura y Roberto (Foto 1).

 

Tranquilos y con tiempo de sobra, ya que a las 10:00 nos pasaba a buscar el big taxi para llevarnos al aeropuerto.

La ciudad de Fes nos deja con unas cuantas carteras, unos lindos recuerdos y una historia de amor truncada! Una de nuestras anfitrionas marroquíes ha quedado obnubilada con Roberto y no parece tener ganas de ocultarlo! Nunca faltaba oportunidad para que le echase a mi suegro una tierna sonrisa o una amorosa mirada cargada de deseos de que el catolicismo, como se acostumbra en el islam, le permitiera a Robertito tener más de una esposa!!! Sin embargo, con resignación rodeada de un aura de esperanza se vió obligada a despedirse y con un amoroso beso en la frente, selló el final de esta historia, cuya trama parece haber sido extraída de alguna telenovela brasilera…!

Llegó el big taxi y casi una hora y 200dh después ya nos encontrábamos en el aeropuerto internacional de Fes. Como era de esperarse, era pequeño, pero lindo y pintoresco. Así que el último adiós a Fes y emprendimos el viaje rumbo a Barcelona! (Foto 2)

Muy bien Vueling! Las pastillas de freno un poco gastadas pero el vuelo sin problemas! Inclusive hasta se adelantó un poco!

Roberto y yo tuvimos que ocuparnos del equipaje, porque las alemanas se fueron a pasar por migraciones a las filas de la gente cool y parece que les vieron algún esbozo de bigotito porque a los sudaca nos despacharon rapidito y sin problemas.

Primer mundo! Del aeropuerto nos tomamos un aerobus (5,90 euros c/u) hasta la Plaza Cataluña que está a 2 cuadras del departamento.

Todo muy lindo! El dpto es muy cómodo y está muy bien ubicado. Después de desensillar nos fuimos a dar unas vueltas por el centro. Pasamos por el Mercado de la Boqueria. Puestos de todo tipo: carnes, frutas, verduras, fiambres, dulces, etc… (Fotos 3, 4, 5 y 6) una maravilla! Imposible no babearse, sobretodo teniendo en cuenta que no habíamos almorzado! Por supuesto, no nos fuimos con las manos vacías! (Foto 7)

Nuestra siguiente parada no se hizo esperar! A matar el hambre con unas Tapas y unos Pinchos! (Fotos 8 y 9)

Ya con los negocios cerrando y todos los bares abiertos, seguimos caminando otro ratito y encontramos la Plaza Reial! Daban ganas de seguir morfando! Todo el perímetro interior integrado por bares, restaurantes y puestos para despuntar el vicio! (Fotos 10 y 11)

Tiempo de ir a tomar un merecido descanso. Por el momento Barcelona parece ser una ciudad hermosa y promete cumplir con todas nuestras expectativas. Mañana nos espera un día bastante ocupado, mucho por ver y hacer…

eso fuimos al departamento donde estaban Lau y Ro a tomar unos mates, hacer un poco de tarea y descansar un poco (FOTO 17, FOTO 18, FOTO 19) Ya por la noche volvimos a la medina a comer al mismo lugar ya que Ayobue, nuestro mozo nos había atendido de 10 (FOTO 20). A las 12 de la noche estábamos pegando la vuelta para ir a dormir, porque mañana a las 13.15 parte nuestro vuelo a Barcelona.

Conclusión de Marruecos: Un lugar increíble, con una cultura  y una sociedad completamente distinta a la nuestra que vale la pena conocer. Encontramos gente increíble como Mohamed, Ramadan, Ismael, Fatima, etc, etc.

Lo mejor: Marrakech, la plaza que toma vida todas las noches es de lo más exquisita y pintoresca. Increíble que después de toda esa vida al otro día a la mañana el lugar se presente tan limpio.

Lo peor: Los estafadores, pero eso no tiene que frenarte para conocer este pedacito de África, solo hay que estar atento y a mi entender nunca darle bola al que te quiere ofrecer ayuda, seguramente ese quiera sacarte guita.

Lo más peligroso: Nada. Nosotros en Fes volvimos caminando a nuestro Riad a las 2 de la mañana y no paso nada. En Marrakech caminamos fuera de la parte turística y todo fue muy tranquilo. Hay que cuidarse como en cualquier lado, como lo haces todos los días en Buenos Aires

Lo más pesado: Mi mochila, y todavía nos queda una low cost por delante.

Laura