España

gran-via

España – Dia 3 – Madrid y Marrakech

En Madrid no había llovido en todo el invierno y la semana pasada habían hecho días de veintipico de grados. Claro, ustedes pensaran porque yo digo esto? Bueno… miren la FOTO 1 y lo entenderán.Obviamente que no hay lluvia, ni viento, ni frío, ni nada que nos frene a caminar, así que bien temprano recargamos nuestro cuerpo de deliciosa energía (FOTO 2) y partimos hacia la estación Atocha (FOTO 3) que fue uno de los lugares donde el día 11 de marzo del 2004 explotaron las bombas del mayor atentado en España.Seguimos caminando bajo la lluvia y llegamos al Museo del Prado. Como Nani (o sea yo) y Vila somos bien ratas e incultos dejamos que mamá y papá disfrutaran del museo y nosotros nos fuimos a recorrer la catedral de San Geronimo (FOTO 4) donde yo me dispuse a hablar con Dios (FOTO 5 y 6) sin éxito. Parece que no es fácil llegar a Dios, porque tenia que poner 1 euro para que me contara la historia de la catedral. Más tarde, ya todos juntos nuevamente nos fuimos a la Fuente de Cibeles (FOTO 7) y a la Puerta de Alcala (FOTO 8 y 9).

Alguien sabía que esa puerta tiene una canción? Porque yo no, y acá estos 3 papanatas no pararon de reírse de mi por no saberlo.A las 5 de la tarde volvimos a tomarnos el subte que nos dejaría en el aeropuerto para irnos a Marrakech. Bastante julepe teníamos por llegar a Marrakech a las 11 de la noche y meternos en el medio de la Medina, pero Marruecos nos recibió con una sonrisa, en el riad nos esperaba Mohamed (creo que debe ser el único nombre que existe en arabe) con un rico te de menta para darnos la bienvenida (FOTO 10). Como teníamos sed tuvimos que salir a las 12 de la noche a comprar un agüita. Como la ven caminando por la medina a esa hora? Bueno… para todos aquellos que alguna vez nos dijeron… uhhhh Marruecos??? Tengan cuidado!!!! Caminar por estas calles no me dio más miedo que caminar por los Polvo. Llegar a Marruecos fue encontrarse con una explosión de sensaciones, mujeres cubiertas de pies a cabeza, el llamado a la oración hasta de madrugada, olores y colores.

 Laura