Granada, España

Plaza-Mayor-Madrid

España: Granada – La Alhambra

Con las entradas para La Alhambra en el bolsillo, esa mañana la dedicamos a recorrer un poco la ciudad y para eso nada mejor que el trencito o bus turístico que con el sistema Hop-Hop on – Hop-off, permite durante todo el día (o dos según se pague) subir y bajar en cada una de las paradas prefijadas que, por supuesto, son los puntos más importantes de la ciudad.-

 

Nuestra primer parada fue en la inmensa Catedral (entrada €3) y luego un recorrido por sus alrededores, las concurridas calles de comercios Hindúes o Árabes que asemejan una pequeña Estambul) y el almuerzo en una carpa e una de las tantas plazas que rodean la Catedral (menú de 15 tapas por 8 €).

Subimos de nuevo al bus turístico y la próxima bajada fue directamente en La Alhambra. Muchísima gente en la entrada en una tarde bastante calurosa.

Granada es La Alhambra y las Alhambra son los Palacios Nazaríes, así que hicimos pausadamente el recorrido preestablecido por los bien cuidados jardines, la Iglesia que mandaron construir los Reyes Católicos cuando visitaron y residieron en los Palacios de la Alhambra en el lugar donde estaba ubicada la Mezquita Real, al lado de los Baños Públicos, todavía conservados aunque no en su totalidad y el Palacio de Carlos V que se puede visitar parcialmente y que, a pesar de que desentona un poco con el lugar, aquí dicen que simbolizaba el triunfo de la Cristiandad sobre el Islam.

Media hora antes del horario establecido (6 de la tarde) estábamos en la larguísima cola para ver los Palacios Nazaríes y con un margen de tiempo de 2 horas (cierran a las 8 pm) que es más que suficiente.- El horario se cumple estrictamente y el que lo perdió, pierde el turno y la entrada y no puede hacerlo más tarde. Así que ¡Mucha atención!

No voy a comentar – ni puedo – la belleza de estas construcciones. Hay que verlas, sentir su espíritu y disfrutarlas. Así que si va a ir a Granada, antes asegúrese bien de conseguir las entradas, lo que se puede hacer por internet sin ninguna dificultad.-

Un poco de espera del bus turístico que nos dejó en la Plaza Nueva y a la noche salimos a cenar algo más lejos, siempre caminando por la calle Recogidas hasta la Plaza Isabel la Católica y allí la calle de tapas mas famosa de Granada, la calle Navas, llena de bares y gente a esa hora al punto que encontrar una mesa libre es medio complicado. Finalmente conseguimos una mesa adentro y nos despachamos que allí (adentro) cobraban algo menos que en las mesas de la calle. En fin, comimos una buena fuente de pescados y mariscos fritos muy bien preparados, tal vez una de las mejores de todo el viaje.-

Antonio