Paris

lgykxync-1446271186-bg

Francia: Paris…Game over

Embarcamos en el tren de las 22.30hs, en la estacion Hauptbhanhof de Berlin, con los nervios logicos, depues de la experiencia vivida en el anterior viaje nocturno, nos pusimos comodos, ya que nos esperaba un largo viaje,

y estabamos solos en la cabina, como en todos los viajes, teniendo en cuenta la temporada baja, y ademas que en primera viaja menos gente, al menos en aquel tiempo.Cuando ya nos estaba venciendo el cansancio, nos dispusimos a descansar, trabando las puertas con una cuerda, al rato pasa el guarda, intenta abrir la puerta , y un poco a los gritos en su ininteligible aleman, quizas reprochandonos el cerrar la puerta, abrimos rapidamente, mientras el tren se detenia, y lo unico que que mas o menos se entendia de todo lo que salia de su boca era ¡¡¡¡Janova,Janova!!!, y nos hacia señas para bajar del tren. Obviamente acatamos la orden, sin entender nada, y ademas viendo que el resto de la gente que viajaba en ese vagon, tambien se bajaba, tomamos los bolsos y descendimos , mientras otros empleados de la estacion nos iban “arreando ” hacia otro vagon mas adelante, haciendonos subir en 2º clase. Solo atinamos a preguntar a alguien que nos entendiera, que es lo que estaba pasando, y por suerte un pasajero que subia con nosotros a este nuevo vagon, nos comento que la parte de primera clase se quedaba en esta estacion, que era Hanover ( de ahi lo de !!Janova, Janova¡¡ ) y habia que trasladarse a la parte de adelante, donde estaban los vagones de 2º clase. Subimos y nos acomodamos donde pudimos, y en una cabina, habia dos lugares, nos metimos y encajamos los bolsos en los portaequipajes como pudimos. En la cabina en total eramos 8 personas, 4 de cada lado, con asientos no reclinables, y la luz que no se apagaba en todo el viaje, de los cuales dos eran una parejita de adolescentes que estaban en su mundo, otro dos hombres, y una pareja de personas mayores, de los cuales, el hombre , que lo tenia enfrentado , no dejó de fumar cigarros en todo el trayecto, haciendo irrespirable el lugar ( no hay que olvidarse que en esa epoca se podia fumar en lugares publicos, incluido los trenes ) . A cada rato tenia que salir al pasillo para cambiar el aire, ya que la puerta no se podia dejar abierta, entre otras cosas, debido al intenso frio. De esta “agradable ” manera, llegamos a eso de las 9 de la mañana, a la Gare Du Nord, en Paris. De alli fuimos directamente a un hotel, al cual Irma ya habia estado en su anterior viaje (Saint Severin) , que quedaba en el barrio latino, en la Rue Saint Severin.Nos ubicaron en el ultimo piso, en una boardilla pequeña, y con techo inclinado. El hotel no estaba mal ubicado, pero era bastante berreta para el precioque cobraban, por mas Paris que fuera, (U$84), y encima sin baño privado. Para no perder tiempo, nos quedamos una noche, y una vez desempacados, salimos a recorrer un poco el barrio latino, el Blv Saint Germain, y sus alrededores. !!!Yo no podia creer que estuviera en paris¡¡¡.Lo primero que hicimos fue ir a ver la torre Eiffel, y a pesar de que habia una cola de casi una cuadra, nos quedamos, y en casi una hora , pudimos subir, para ver la ciudad desde “el cielo” , Despues nos dejamos llevar , caminando junto al Sena, y era tanta la alegria, que el aire y el viento frio, casi no importaban, aunque ya mas hacia la noche, ya el rigor del clima se hacia sentir cada vez mas, y nos metimos en un bodegon , tipo autoservice, para resguardarnos del frio, y de paso comer algo caliente. Al salir de alli, mientras caminabamos por Saint Germain, ibamos viendo hoteles, cotejando precios, hasta llegar a Blv Saint Michele, en cuya esquina estaba el Hotel Cluny, muy elegante, con su escalera de madera y una estatua de un violinista echa en cedro, mas el botones con guantes blancos, no me daban muchas ganas de entrar a preguntar, al final me decidi y entre, recibiendome un señor de color, tambien con guantes blancos, y pense en dar la vuelta e irme, pero le pregunte si tenia habitaciones, a lo cual me dijo que habia lugar, y que el costo era de U$130. la noche, carisimo para nuestro presupuesto de ese entonces ( hoy seria una ganga en esa ubicacion) . Le respondi que no, que era muy caro, a lo cual me retrucó, que cuanto estaba dispuesto a pagar. La verdad no me esperaba esa respuesta, y pense en un segundo que el hotel estaria semivacio, ( lo cual era cierto), y le dije que hasta 65U$ estaba dispuesto a pagar, y nuevamente, para mi sorpresa, me acepto la oferta por tres noches con desayuno y baño privado, lo cual confirmaba mis sospechas,de que estaba vacio. Sin dudarlo ni un instante, convinimos estar alli a la mañana siguiente, a partir de las 11hs, hora en que llegaba , para hacer el traspaso.A  la mañana siguiente, despues del desayuno, cambiamos de hotel, a una cuadra de distancia, dejamos el equipaje, y nos fuimos a Versailles, con un tren RER de la estacion Saint Michell Notre Dame, aunque hay posibilidad de ir en bus,y en tren de Saint Lazare. Una media hora de viaje, y estabamos alla, y nos llamo la atencion, como algumas personas, sobre todo jovenes , saltaban los molinetes, o  se pegaban a una persona, en el caso de los que tienen puertas, para pasar juntos, y desaparecer, pues no habia controles en la estacion: Ya se notaba que no estabamos en Austria ni en Alemania, aunque tampoco es el caos de Roma, pero las costumbres estaban un poco mas relajadas. Tambien lo notamos en la limpieza de las calles, en fin, Paris esta a mitad de camino entre lo latino de Italia, y lo sajon de Austria o Alemania. Volviendo al relato, disfrutamos de parte de la visita a Versailles, puesto que no entramos en todos los salones, y si paseamos mas por los jardines, que son interminables, aprovechando un poquito de sol que habia asomado , dando una tregua al frio. A media tarde estabamos nuevamente en Paris, y para no perder tiempo, nos fuimos al Louvre, a pesar de no soy muy afecto a los museos en general, hago algunas excepciones, como esta. Igualmente es imposible visitar este gigante en un solo dia, pero hicimos lo que pudimos, La Victoria de Samotracia, subiendo las escaleras en una de las entradas, La Venus de Milo, , entre otra tantas cosas, y por supuesto La Gioconda, aunque habia una nube humana, que hacia imposible la contemplacion, pero es asi siempre, salvo apreciarla en una lata de dulce de batata. Luego de dar vueltas por unas horas , salimos y nos dirigimos hacia el Museo Pompidou, pero habia una cola de una cuadra , a la intemperie, y bajo una llovizna pertinaz, que se habia desatado nuevamente, para recordarnos que estabamos en uno de los inviernos mas crudos de los ultimos tiempos, segun las cronicas. Desde ya no entramos y nos refugiamos en un shoping,escapando de las inclemencias del tiempo, disfrutando por unos instantes de la calefaccion. Parecia que nos queriamos beber Paris de un trago, cosa que es imposible en una sola visita de cuatro dias, es que en realidad, esta es una de esas ciudades que haria falta media vida para recorrerla sin cansarse ni aburrirse. Ya de noche, conpramos algo de comer en alguno de los tantos supermarket que hay , y nos fuimos al hotel. Al dia siguiente le tocaba el turno a Eurodisney, tomando el RER linea A, en direccion a Marne-La-Vallee-Chessy  ( aca nos toco ver  tambien a la gente saltando los molinetes ) ¿ pero no es que estamos en el primer mundo? ¡¡¡Joder hombre !!!. una vez alli, disfrutamos de este bonito parque, que es mas pequeño que los de Miami y Los Angeles, pero entretenido. Lo que si no nos abandonaba el mal tiempo, y aqui como estabamos mas retirados de la ciudad, con nieve tambien, para hacer mas “atractivo” el espectaculo.El ultimo dia,dejamos los bolsos en el hotel, y nos dedicamos a las compras,regalos,encargos,souvenir, en fin, lo de siempre en estos casos, y ya por la tarde, retiramos las cosas del hotel, y nos fuimos al aeropuerto Charles de gaulle, para embarcar hacia Bs.As. a las 22hs, dando por concluido este , para mi, primer viaje aereo al exterior. GAME OVER.

miguel