Grecia

atenas

Grecia: Micenas,Corinto y Epidauro

A las 8 de la mañana, nos pasan a buscar para la excursion , que teniamos programada, a Micenas, Canal de Corinto, y Anfiteatro de Epidauro.

La primera visita la realizamos en Corinto, que se trata de una obra fabulosa de ingenieria, que une el mar Jonico con el mar Egeo, y  fue ideada en el siglo VI antes de Cristo,  que Neron comenzó las obras, dejandolas inconclusas, para luego retomarlas y terminarlas los franceses en el año 1900. Luego nos detenemos en Epidauro, famoso anfiteatro , conocido por su magistral acustica, aqui, el guia se situa en el centro del escenario, y deja caer una moneda sobre la piedra, mientras nosotros , ubicados en las gradas mas altas, escuchamos el sonido producido por la misma, con una fidelidad increible. Este teatro fue diseñado por Policleto en el siglo IV AC, con una capacidad para 15000 personas aproximadamente, y en verano se realiza stival anual del teatro helenico, con representaciones de la comedia y la tragedia griegas. Tambien aqui se visita el santuario de Asclepio, dios de la medicina. Continuamos la marcha, luego del almuerzo, hacia Micenas, cuna de la civilizacion micenica, que comienza alla por el 1600 AC. Micenas fue descubierta por una expedicion arqueologica, a cuyo frente estaba Von Schliemann, en el año 1939, y segun la mitologia, fue construida por Perseo, ayudado por los Cíclopes, En el lugar se pueden ver las murallas ciclopeas, diversas tumbas reales, como la de Egisto y Clitenmestra, el palacio, la cisterna, la puerta de los leones, y cerca de alli, se visita uno de los mayores testimonios de esta civilizacion micenica, la tumba de Agamenon, heroe de la mitologia griega, cuyas aventuras se narran en la Iliada de Homero, como comandante en la guerra de Troya. Tambien se encuentra una replica de su famosa mascara de oro, cuyo original esta en el museo arqueologico de Atenas. Una vez finalizada esta visita, emprendemos el regreso hacia Atenas, donde arribamos a eso de las 5 de la tarde, justo para descansar un poco en el hotel, despues de intenso trajin. Una vez repuestos, y teniendo la Plaka a unas cuadras, aprovechamos para cenar en uno de los tantos bolichitos simpaticos que hay por alli, siempre acompañados de su cálida musica , y esta vez probamos un vino griego, en jarra de medio kilo, como aqui le llaman, de una exquisitez incomparable, y luego a descansar, que Atenas todavia esta en pañales. Para concluir, a modo de colofon, hacer un comentario sobre esta excursion, que es una de las clasicas de la Grecia continental, y ademas de las mas completas, en cuanto a su paisaje, y el conocimiento de la cultura helenica.

miguel