Irlanda

dublin

Irlanda: Dublin

Llego al aeropuerto de Dublin algo así como a las 9 pm, con un retraso de una hora. Despues de control de pasaportes ( estas fuera del Reino Unido UK) y una caminata de unos 150 mts salis al frente de la terminal 1. Varias opciones de buses te llevan al centro. Los públicos (son de dos plantas, se manejan por la derecha y son amarillos y azules) salen 2,60 €. Se le puede pagar al chofer, pero no da cambio, es decir, no es que te roban la plata, pero con un ticket que te dan después podes ir a reclamar tu cambio a quien sabe donde. Recomendación: tener el importe exacto. En mi caso obviamente que no lo tenia, asi que me compre el ticket en una maquina, a la cual le inserte un billete de 20 € y me devolvió 16 monedas de 1 € y 4 de 0,10 €, que por suerte podría volver a transformar en billete al llegar al hostel. El chofer muy cordialmente me indica cuando es mi parada ( D´Olier Street). El hostel (Abigails) no es la gran cosa en cuanto a comodidad, pero hay muy buena onda, no esta nada mal por 10 € la noche con el mejor desayuno que recibi hasta ahora ( incluidas algunas frutas, obviamente enlatadas). La ubicación perfecta, a unos 100 mts de Temple Bar, que es la zona de bares, de todas maneras en esta parte si bien hay gente local, es la zona preferida de los foráneos. Claramente uno de los principales atractivos de esta ciudad son los bares, de hecho fue una de mis cosas preferidas. Hay muchísimos, con distintos colores, formas, pero con muchísima madera por dentro.

Retomando los pasos de quien les habla, dejo mis cosas en el cuarto y me dispongo a salir a tomar una birra solo, total que tan riesgoso podría ser Dublin? Hasta ahí no lo sabia, 5 minutos después me di cuenta de que absolutamente nada riesgoso. Elijo un bar, me pido una birra…si Guinness claramente, y me doy con la sorpresa de que una pinta sale 6,40 €, por suerte se aceptan todos los medios de pago. Segunda aclaración: la cerveza es muy cara en Dublin…extremadamente cara. Todos los bares tienen música en vivo, la gente casi siempre esta de muy buena onda y acompaña a quien esta cantando, se ve gente de todas las edades. En fin, como a las 2 am me vuelvo a dormir.

A la mañana siguiente me quedo en la cama con la computadora y en eso se despierta un pibe al frente, que me dice algo en ingles, a lo que respondo “que?”, “ahhh  bue hablemos español”. Un pibe muy buena onda del Pais Vasco…bajamos, desayunamos juntos y arreglamos para almorzar en un par de horas cuando vuelva de una free walking tour que iba a hacer. En concreto el free walking tour lo hice con un argentino, la verdad que estuvo bastante entretenido. Partimos desde el ayuntamiento, pasando por el castillo de Dublin ( que la verdad de medieval tiene poco y de llamativo también), un par de iglesias, unas partes donde había aldeas vikingas, Temple Bar,  los puentes sobre el rio Liffey, el Trinnity College Dublin y termina en el  parque St. Stephen Green. Me parecio un recorrido bastante bueno, pero sobre todo el guía le puso mucha onda y en medio contó historias que dan una nota de color a la historia de la ciudad y del país.

Uno de los tantos bares, con el hotel que le sigue al lado es propiedad de Paul David Hewson, conocido por todos como Bono, la historia cuenta que el tipo y su banda tocaban frente a este bar, y que el encargado del mismo les tiraba la bronca para que se vayan, a lo que Bono ( o quien sabe si ya seria Bono en esos días)  le propuso una especie de sociedad,  asi ellos tocarían en el bar y la gente en vez de quedarse fuera entrarían, y asi todos contentos. El encargado no estuvo de acuerdo y los echó, a lo que Bono le dijo que cuando fueran famosos volverían y comprarían el bar en que el trabajaba, y asi fue, y como le sobraba algo de plata se compró el hotel del lado también. Otra de las historias que me llamo la atención es sobre la forma de las casas, casi siempre se pueden ver ventanas rectangulares en todas las plantas, pero cada vez mas pequeñas cuanto mas altas están, esto es por que en una época se cobrar una especia de tributo a la luz solar  (¿¿¿???), entonces como los pisos mas alto en general no eran residenciales sino mas bien depósitos, se construían con ventanas mas pequeñas. Y para terminar con algunas de las muchas historias del tour, uno podría preguntarse ( o no) por que las puertas de las casas son de colores, y cuentan que en cierta época un tipo vuelve borracho ( como siempre en esta ciudad) a la casa, entra y encuentra a la mujer con otro tipo durmiendo, al otro dia se despierta en el suelo y ve a la mujer y al tipo muertos, resultando que la sorpresa no era que los había matado, sino que la mujer no era la esposa sino la vecina. Por casos como este, para evitar que los borrachos (y otros) se equivoquen de casa y hagan cualquier barbaridad fuera de su jurisdicción, es que se propuso pintar las puertas de diferentes colores. Hasta aca las historias, hay muchas mas,  y en rigor de verdad uno tampoco sabe si son ciertas o no, pero si que animan un tour de mas de 3 horas.

A la noche hicimos con mi compañero Vasco un Pub Crawl, recorriendo unos 5 bares en grupo, estuvo bastante bueno, el tema es que esto arranca a las 7,30 pm asi que a las 12 ya no das mas. La estiramos con muchas ganas hasta las 3 am y a dormir.

Al otro dia mi compañero español, o mejor dicho Vasco ( el no se decía español) siguió su camino y yo me entretuve recorriendo otros sectores que no había tocado, como el Merrion Square Park, el correo central, toda la O´Connel St, y algunas otras cosas. El resto del dia me quedaba hacer tiempo, ya que mi vuelo salía al otro dia a las 6 am, asi que el plan era ir al aeropuerto en el ultimo bus por la noche (11.30 pm) y dormir en el aeropuerto. Asi fue…llegó al aeropuerto a las 12,15 y me  encuentro con muchísima gente dispuesta a dormir ahí, asi que sin mucha timidez me garro un sofá del patio de comidas y  me pongo a dormir hasta la hora del check in (5 am).  En un par de horas llego a Marsella, con unos 35°C.

Dublin e Irlanda en general tienen una historia bastante interesante (que claramente no detalle por que no era la intención de estos párrafos), sobre todo en lo que hace a la lucha con los ingleses. La ciudad en si me encantó, no es muy grande ni muy enquilombada, el clima es rarísimo, en el mismo dia, o mejor dicho en la misma hora, llueve, sale el sol y vuelve a llover. El ambiente de los bares fue una de mis cosas preferidas sin duda.

Chau Dublin, gran ciudad.

Fernando