Italia

roma-italia-6

Italia – Día 15 – El imperio romano

Después de nuestro intento fallido de ayer hoy volvimos al Coliseo. A las 8 y media ya estábamos ahí para evitarnos las largas colas para sacar la entrada, 15 minutos después estábamos recorriendo la arena, y si… al que madruga Dios lo ayuda.

 

Eso sí, después de desembolsillar 12 euros por persona, estos tanos no fueron capaces ni si quiera de darnos un mapa con las indicaciones de que lugares ver.

El Coliseo por donde lo mires es imponente, pensar que estás parado sobre un lugar que tiene más de 2000 años de historia nos impactó. Por mi parte creo que es un recordatorio de lo que fue el pasado “Pan y Circo” y como se parece a nuestro presente “Chori y Coca”.

Después de sacarnos unas cuantas fotos  (FOTO 1, 2, 3) partimos hacia el Palatino, lugar donde también se podía entrar con la entrada del Coliseo. Recomiendo a aquellos que van a ir no tan temprano al Coliseo, que la entrada la saquen en el Palatino, ya que es muy cerquita del Coliseo y la fila para sacar entrada no es tan extensa.

En el Palatino había mucho por recorrer, en el se encuentra el Foro Romano, palacios, centro de reuniones y lo maravilloso y rico del imperio romano (FOTO 4, 5, 6). Los flacos tenían tremendos palacios, gigantes piletas y mucha partusa. O sea… Berlusconi tenía tremendos antecesores.

Nosotros como no somos tan ricos como estos romanos, comimos en sus palacios pero unos sanguchitos que nos armamos (FOTO 7) y después a seguir. En el camino nos encontramos con Rómulo y Remo (FOTO y mamá se hizo de un nuevo amiguito (FOTO 9). Tanto caminar nos tenía medios cansados así que decidimos tomarnos el 64, rumbo al Vaticano (FOTO 10). Los boletos los tenés que sacar en los negocios que en sus puertas tienen el cartel con un T blanca con un fondo negro. Salé 1 euro 50 y el boleto te sirve por una hora y media para tomarte todos los medios de transporte que gustes. Nosotros nos subimos al bondi y como ni sabíamos donde teníamos que poner el boleto nunca lo usamos, así que clin caja y lo guardamos para la vuelta ;o)

Llegamos al Vaticano y como Vila entró, y nosotros nos habíamos choreado el pasaje en bondi, creo que Dios se calentó y empezó a garuar finito (FOTO 11) para complicarnos la visita. No solo satisfecho con eso, quisimos ir a la Capilla Sixtina y por Pascuas estaba cerrado, así que una decepción más que se agrega a Roma.

Como llovía bastante nos volvimos a tomar el colectivo, pero antes de llegar a nuestra parada con mamá vimos unos precios que llamaron poderosamente nuestra atención y pedimos la parada inmediatamente, casi le hago un tacle al chofer para que nos pare. Así que el último trayecto hasta llegar al departamento lo hicimos caminando y cargados de bolsas ;o)

Mañana Pascuas, así que a descansar que mañana tenemos que ver a Francisco.

Laura