Italia

roma-italia-6

Italia – Día 16 – Domingo de Pascua y sin huevos

Laura y Roberto se levantaron bien tempranito y fueron al Vaticano a presenciar la misa de pascua dada por nuestro amigo Francisco. Nosotros, Nani y yo, nos levantamos un poco más tarde, ya que no nos interesaba ir tan temprano. Para nuestra sorpresa llovía a cántaros, así que nos dio más fiaca y nos pusimos a desayunar.

Con panza llena y gracias a Felicity que nos dejó paraguas, salimos cantando bajito rumbo al Vaticano.

El paraguas y las camperitas impermeables nos mantuvieron secos de la cintura para arriba, pero las zapatillas de lona y el agua no son una buena combinación!

La verdad, esperaba más gente. Estaba lleno, pero se ve que la lluvia hizo que algunos se arrepintieran.

Al momento de entrar nos hicieron pasar las mochilas por un escaner y a nosotros por un detector de metales. Cómo era de esperarse el impío de Vila no pudo entrar, tal vez porque a Dios no le caigo bien o tal vez porque me olvidé que llevaba la vitorinox en la mochila. La verdad es que no había problema, pero cuando me dijeron que no se hacían responsables si se las dejaba, no me quise arriesgar a que estos tanos chorizos me la robaran. Así que le dije a Nani que entrara y me quedé esperándola al otro lado de la valla.

Realmente no había mucha diferencia, lo único que me separaba del resto de la gente era esa pequeña valla; de todos modos, para verlo a Francisco, había que llevarse unos binoculares con limpia parabrisas. A menos que seas rubia, bajita, escurridiza y con un talento natural para poner cara de perro que se lo están empomando. En ese caso, lograrás llegar a lugares que no están permitidos para la plebe y conseguirás unas buenas imágenes. (https://youtu.be/pquDRpcdb8Q)

No tuve que esperar mucho tiempo, la misa ya estaba concluyendo y Nani estaba pasada por agua, así que no tardo mucho en aparecer. Menos mal! Ya me estaba cansando de rechazar a un pariente de Apu que estaba empecinado en venderme un paraguas o un pilotín de polietileno.

Le habíamos dejado la llave del dpto. a Lau y Ro así que en vez de tomarnos un bus para volver nos fuimos caminando.

En el camino pasamos por la Piazza Navona y visitamos la Fontana dei Quattro Fiumi (Fuente de los cuatro ríos)(Fotos 1 y 2). No teníamos idea de que uno de los cuatro ríos que representan los cuatro continentes conocidos hasta ese momento es el Río de la Plata. Aparece identificado por un gigante de mármol rodeado de monedas y por encima una serpiente (Fotos 3 y 4). Aparentemente simbolizan la riqueza y el miedo respectivamente.

Más tarde llegamos al famoso Pantheon. Aún hoy en día sigue teniendo la cúpula de cemento más grande del mundo (Fotos 5, 6 y 7).

De vuelta en el departamento, a sacarse las zapatillas mojadas y una ducha calentita!

Nos reencontramos con Lau y Ro que ya habían llegado. También estaban pasados por agua, pero mucho peor que nosotros porque a la hora que ellos salieron todavía no llovía y no se llevaron ningún paraguas.

Ya caída la noche, Nani y yo nos fuimos a visitar a nuestros amigos María Elena y Fernando, que llegaron a Roma este mismo día. Hicimos una comilona en su dpto. (Foto y luego al sobre que mañana tempranito nos vamos en tren rumbo a Florencia!