Italia

barcelona-590x393

Italia: Día 17 – Roma, un fiel retrato argento

Re contra tempranito partimos hacia Termini. Teníamos que caminar apenas 3 cuadras, meternos al tren y 2 horitas después estaríamos disfrutando de la mágica Florencia, pero todo puede fallar, y más en un país que es el reflejo de Argentina.

 

Subimos al tren cargados con todos nuestros bartulos, mochilas grandes, chiquitas, valijas, bolso, bolsito, etc… Arrancamos a acomodar las cosas en el portaequipaje del tren, y una piba atrás meta apurarnos para que la dejemos pasar, y dale y dale con el apuro, papá tan caballero la deja pasar y la flaca pasa seguida de 2 tipos más. Nosotros seguimos cargando nuestras cosas y cuando vamos a guardar el último bartulo (bolso con cámara de fotos de papá)… Donde está la cámara??? Desapareció, revisamos portaequipaje, asientos y nada… la pu%&$#, nos chorearon. Caos, papá sale corriendo a buscar un cana, Vila corre para un lado del tren, yo para el otro, mamá se queda cuidando el resto de los bartulos, NADA!!! No hay un puto policía en toda la fucking terminal. Roma y la que te re mil &#;$@ El tren ya salía y nada. Nos bajamos para que alguien nos asista, NADA, no hubo absolutamente nadie que nos de una mano, cuando apareció un policía nos dijo que teníamos que hacer la denuncia pero el ni si quiera se molesto en buscar al chorro, DE CUARTA! Vamos hacer la denuncia a la policía de ahí de la Termini, la policía CERRADA!!! Volvé a las 8 fue la respuesta. La puta madre Roma con todos los romanos adentro. El día que llegamos a Roma me sentí como llegar a Buenos Aires, el día que nos fuimos de Roma creí que me había teletransportado en un santiamén a Buenos Aires, tal cual la misma inoperancia y vagancia. Como teníamos que hacer tiempo y necesitabamos internet para avisar al hotel de Florencia que capaz no llegaríamos en el horario previsto fuimos hasta lo de Mele y Fer que dormían como 2 angelitos, pobrecitos de ellos, gracias chicos por el aguante.

Una vez terminado todos los tramites de denuncia, sacado un nuevo pasaje nos abordamos en un nuevo tren en el mismo maldito nro de vagón (6) y medios abatidos partimos (FOTO 1, FOTO 2)

Llegamos a Florencia y nuestro humor cambio, esa ciudad nos recibía radiante, con frío pero con un sol que nos sonreía, así que a no pensar más en los chorros romanos y a disfrutar de la magia de Florencia. Sacamos los pasajes en los puestos con la T y nos tomamos el pequeñito bus C2 desde la Terminal Santa María Novella hasta el centro de Florencia. Obviamente que nuestra visita arrancó con un almuerzo reponedor de humor (FOTO 3) y después a caminar la ciudad (FOTO 4, FOTO 5, FOTO 6). Caminando yo me encontré un vestido y un padrino, pero el futuro esposo se escabulló mas rápido que delincuente romano (FOTO 7). Cuando llegamos a la Piazza della Signoria nos encontramos con personajes un tanto peculiares, fiesteros y diminutos (FOTO 8, FOTO 9, FOTO 10) y papá se encontró un amigo para hacer un picadito (FOTO 11)

Seguimos caminando y como todavía seguíamos angustiados por el episodio romano no sacamos la angustia de este modo (FOTO 12) y de ahí seguimos caminando un rato más siguiéndole los pasos de Robert Langdon y llegamos al Ponte Vecchio para terminar la caminata del día viendo un bello atardecer (FOTO 13, FOTO 14, FOTO 15, FOTO 16)

Ya en nuestro depto y para seguir con las tradiciones tanas a comer unos buenos fideos con tuco (FOTO 17)

Conclusiones:

– Roma te mandamos besitos para vos y toda tu familia. Muy lindo el Coliseo, el Vaticano, el Pantheon y toda tu hermosa historia, pero por mi parte no creo que te visite de nuevo.

– Florencia se suma a mis lugares favoritos hasta el momento. Mañana sabré si Barcelona sigue en primer lugar, pero por ahora viene compitiendo mano a mano con Florencia.