Florencia, Italia

Florencia_PilarCastaño

Italia: Florencia- 4 dias

A las 5 de la tarde llegamos al aeropuerto de Florencia, donde debíamos devolver el coche.

Esto realmente fue un trastorno, ya que a pesar de haber centros de recepción de vehículos rentados en Avis, en zona más céntrica, quien  en Milán hizo los papeles, sin consultarnos, designo la oficina de Américo Vespucio. Sin caber otra posibilidad, dejamos el coche y tomamos un taxi hacia nuestro alojamiento, el Hotel Maxim, en Vía dei Calzauioli en pleno centro de la ciudad.

La tarde era gris, caían algunas gotas aisladas de tanto en tanto. Dejamos las valijas, un baño y pequeño descanso y a la calle, a dejar que la hermosísima Florencia nos vuelva a “atropellar” con su arte!!!!!!! Ya habíamos estado en un viaje anterior un solo día, y prometimos volver por mas!!!!!! El hotel esta a una cuadra del Duomo,  era un mundo de gente, llovía,  los paraguas eran también protagonistas con multiplicidad de colores y tamaños. Pero claro, absolutamente nada puede opacar la grandiosidad del Duomo, su Torre y el Baptisterio.

Cuanto más lo observas, mas te atrapa. Son sus colores, sus esculturas, su cúpula, sus dimensiones, sus frescos, su forma arquitectónica, todo absolutamente todo es monumental!!!!!!!

El mármol blanco, rosa y jade, combinados en perfecta armonía y equilibrio, la cúpula de ladrillos rojos que se divisa desde cualquier lugar de Florencia, las puertas de bronce talladas, los arcos, las columnas, es sin ninguna duda ,una obra de arte . Además, si se considera que, a diferencia de otras Catedrales emblemáticas como Sacre Coeur , Notre Dame, Siena, San Pedro, Milán, están ubicadas en lugares estratégicos, teniendo a su alrededor, unas mas otras menos, espacios abiertos, lo que contribuyen a que se destaquen, este Duomo esta  rodeados de edificios , la “plaza” en realidad está ocupada en su totalidad por la Catedral y el Baptisterio, no se puede tener de ella desde la calle una visión completa, y así y todo es impactante. Lejos, por fuera,  es la que más me gusta de las que conozco, ya que el interior de la de Siena es mucho más bello y rico.

Y así, bajo la lluvia tenue pero persistente, fuimos rodeándola. Nos sentamos a tomar un café mientras continuamos viendo sus detalles, cuanto más miras mas descubrís, y luego regresamos al hotel para en un par de horitas salir a cenar.  Por suerte la lluvia ceso, y después de cenar  dimos vueltas por los alrededores. La Plaza de la República, con su Arco de Triunfo, el carrusel y sus lujosos restaurantes, la Plaza de la Signoria, y el Ponte Vechio.

Ahhhhh, Florencia ¡! tan bella de noche como de día!!!!!  La “Cuna de Renacimiento”,  es tanto lo que tiene para mostrar como tantos fueron sus encumbrados hijos propio y adoptivos, ya que si bien no todos nacieron en ella, si florecieron en su seno:  Dante, Brunelleschi, Leonardo, Botticelli,

Donatello, Miguel Angel, Giotto, Maquiavello, y mas, muchos más. Los Medici con todas las contradicciones políticas, económicas y religiosas  de la época, también fueron artífices de su grandeza, aportaron la “banca”, la contabilidad, los libros de doble entrada, lo que permitió un comercio y un registro del mismo que perdura hasta nuestros días.  Florencia supo conservar ese señorío, la elegancia, el refinamiento del arte y la cultura, que, aunque en su momento fue el camino elegido para obtener y preservar el poder, (lucha clásica e histórica que lamentablemente persiste), hoy nos permite disfrutar  de toda su belleza.

Amaneció…………….. lloviendo!!!! Jaja, este “niño” no nos deja en paz!!!! Pero por suerte, esta ciudad es magnífica y acogedora aun con mal tiempo.  Empezamos el día con una actividad “domestica”, viajeros con más de 20 días andando necesitan de un lavadero de ropa!!! Mientras aperábamos que las maquinas cumplan con su tarea, fuimos hasta la Plaza Santa Maria Novella, que recibe su nombre de la Iglesia que la preside, por suerte a una cuadra, y capuchino de por medio,  nos quedamos un buen rato disfrutándola.

Luego , con la ropa limpia, volvimos al hotel y directo a almorzar.  Por la tarde la lluvia era más intensa, nuestro plan era la Galería de la Academia. Caminamos las 6 cuadras que nos separaban de “EL DAVID”, y  después de 45 minutos de cola, paraguas de por medio, pudimos entrar. Riguroso control, como en todos los museos de Europa, escaneo de carteras, bolsos, cámara, celulares etc. y a disfrutar!!!!!

 

Así impacta la primera visión de esta maravilla. Majestuoso!!!!!

A ambos lados, esculturas inconclusas de Miguel Ángel, emociona ver cómo va surgiendo la forma perfecta y  hasta un aliento de vida  de la piedra  estéril.

No puedo comentar desde el saber propio de un crítico de arte, no lo soy, solo puedo decir que nunca vi tanta belleza y perfección,  ni  sentí la más ferviente admiración por un artista. Emocionante!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Maravillados, y mucho rato comentando sobre todo lo que habíamos visto, seguimos caminando por las calles florentinas, ya sin la lluvia como compañera, pero con una humedad terrible!!!

Pasamos por el Palacio Medici Riccardi, hoy sede del Consejo Provincial, y también museo.

Luego nos adentramos en el Mercado de San Lorenzo, con sus hermosas prendas de cuero, carteras, bolsos, cinturones, toda la artesanía propia florentina, pero realmente todo muy caro.

No dejo de pensar que seguramente, todo ese cuero proviene de nuestra pampa húmeda,  Italia no tiene ganado para semejante industria.

Los vendedores, que al toque nos identificaban como  argentinos, cuando les decíamos que no comprábamos porque el precio era muy alto, nos decían que en “argentina no encontras cueros y prendas como estas”,. Indignación es lo menos que podes sentir!!!!  A ver…..es  nuestra materia prima, tenemos excelentes diseñadores, porque carajo no lo hacemos y exportamos el producto ya industrializado!!!!!  Es la historia de siempre, con los gobernantes de siempre, y aunque te propones no “engancharte” con estos temas cuando estas paseando, hay momentos en que surgen y te exasperan. De todos modos, aunque los precios eran elevados, si compras acá en Argentina, una prenda como cualquiera de las que ofrecen, de factura nacional están más caras!!!!!!!!!!! Sin palabras…………..

Tomamos nuevamente la Via dei Calzauioli, hacia el Ponte Vechio, y de paso por la Galería de los Uffizi sacamos la entrada para recorrerlo a la mañana siguiente.

El Ponte Vechio, es el puente de piedra más antiguo de toda Europa. Si bien sus casas hace siglos estaban ocupadas por carniceros, al mudarse los Medici al Palacio Pitti  hicieron cerrarlas por el olor que emanaban y comenzaron a ofrecerlas a orfebres y joyeros, y desde entonces están instalados allí.  Es un corredor de “alta gama”, así como Venecia, en el Puente Rialto, expone joyas de primer nivel, acá están las más afamadas marcas de relojes y orfebrería en piedras. Ópalos, rubíes, corales, oro, platino, brillantes, esmeraldas, perlas de cultivo, engarzadas en impactantes cadenas, anillos, pulseras, todo muy bello e inalcanzable para nuestro exiguo presupuesto. El interior de cada joyería esta exquisitamente decorado, y las medidas de seguridad son extremas!!!!!!

Desde el centro del puente se captan imágenes fantásticas del Arno, sus riberas y las montañas de fondo.

Sus aguas verdosas y prácticamente inmóviles, logran este magnífico espejo que refleja todo su entorno en ellas.

Los colores son maravillosos, nada que envidiar al Sena ni a los puentes de Paris !!!!!!!!!!

Ya regresando al hotel, y explorando nuevas cosas, descubrimos estos rincones…….

Todo Florencia, en lo grande y en lo pequeño es encantadora!!!!!!

Así, tranquilos y a paso lento llegamos a la Plaza de la Signoria, sin dudas la más espectacular de Florencia, donde el arte “te acaricia, te invita, te seduce”.

Es la principal plaza de Florencia, rodeada de edificios emblemáticos, como el Palazzo Vechio, primera residencia del gobierno de la ciudad, hoy museo, con su torre balconada, el Tribunal de las Mercancías  que entendía en los conflictos entre los artesanos, el Palazzo Uguccioni, sofisticado y con los escudos de la familia, y La Logia della Signoria, (Galería de las estatuas), que hoy es un museo al aire libre que guarda algunas de las colecciones de los Medici.

La fuente de Neptuno y las replicas del David y de Hercules y Cacco. Todo al alcance de las manos!!!! Cenamos y como la noche se  presentaba sin lluvia y apenas fresca, volvimos a las calles. La ciudades nocturnas siempre nos muestran otras caras, …..

Por la mañana , cerca de las 10.30 entramos en los Uffizzi.

La “Galeria de los Oficos”, llamada asi porque en sus comienzos fue construido para oficinas de la magistratura,  y formaba parte del Palazzo Vechio, con el cual se comunica aun hoy.No tardo en convertirse en una fabulosa galeria de arte, que albergaba la cuantiosa pinacoteca de los Medici, desplazando asi las oficinas para las cuales habia sido creado.

El edificio ya es imponente, las galerias externas y sus columnatas que albergan artistas callejeros que pintan y venden sus cuadros, o bien cantores que interpretan variados tema y ofrecen sus cd, y el portico hacia el Arno al final de la calle, que en su parte superior conecta a ambos edificios.

Los techos adornados con frescos que representan diferentes momentos de la vida de los Medici Amplios ventanales invitan a asomarse y ver a la ciudad desde lo alto y hacia todos los puntos cardinales.

Boticelli, Leonardo Da Vinci, Rafael, Tiziano, Caravaggio, Miguel Angel, Rembrandt, son solo algunos de los grandes que podemos admirar a traves de sus obras en esta galeria.

Desde la terraza del Palacio las vistas de la ciudad son magnificas.

Indudablemente, los Medici, mas allá de sus ansias de poder, eran cultores de las artes, y nos dejaron un legado impresionante!!!!!

Por la tarde, recorrimos un poco el “Oltrarno”,  donde vive la mayor parte de los florentinos, y caminamos otros puentes bellos sobre el rio.

Por la mañana de nuestro ultimo día en Florencia, que también amaneció nublado y húmedo,  fuimos al Palacio Pitti. Cuando el Palacio Vechio le quedo “chico” a Cosme Medici, y además decidió alejarse del clamor del pueblo constante en la plaza, compro este palacio a Pitti, quien lo había construido, y se mudo a él. Lo amplio, en varias de sus alas, y adquirió los terrenos que lindaban con la parte trasera y en ellos hizo construir los enormes y hermosos Jardines de Boboli.

La fachada, si bien marca en cuanto a su tamaño , algo grandioso, es más bien sobria y monótona por  sus paredes “almohadilladas” , típico de esa época florentina, al igual que su color marrón. En sus tres pisos tiene innumerables salas de exposiciones, casi imposible de recorrerlo en una mañana, y lo que podemos ver, es el reflejo de la opulenta vida  que llevaban estos nobles.

Después de recorrer las diferentes salas del castillo, salimos a los jardines. Para llegar hay que subir una larga escalinata……..Y aparece la ciudad, las montañas, la cúpula de Santa María dei Fiore y su Campanile, y el sol!!!!!!

Es el espacio verde más grande de Florencia, tanto que para recorrerlo totalmente hacen falta al menos 4 hs. y un muy buen par de piernas!!!!!!!  Los jardines se encaraman sobre la cuesta de una colina, tanto hacia arriba como a los lados, donde se encuentran senderos y escalinatas  por las que se pueden recorrer todos los rincones. Cercano al edificio del palacio, se sitúa el anfiteatro, donde los nobles se reunían para ver obras teatrales y conciertos. Un obelisco egipcio se yergue en su centro, sostenido por cuatro tortugas, y una tina de mármol lo precede.  Numerosísimas esculturas están colocadas en todo el parque, también varias fuentes, entre las que se destaca la de Neptuno, con varios peces en su interior.

Divisamos por un camino lateral, a lo alto, una construcción que parecía un observatorio, subimos y si, es el punto más alto del parque desde donde puede verse toda Florencia, y por supuesto a todo aquel que quisiera  acercarse al Palacio.

No lo recorrimos en su totalidad, pero lo que alcanzamos a conocer nos resulto maravilloso, no por nada es Patrimonio de la Humanidad ( UNESCO).

También hay dos Grutas, que en sus interiores albergan reproducciones de frescos diseñados por Miguel Ángel, y numerosas esculturas. Ambas estaba cerradas al público por mantenimiento, solo vimos por fuera la Gruta de Buontalenti, con autenticas estalactitas y estalagmitas, tanto por fuera como en su interior.

Después de casi dos horas laaaargas de recorrido, el cansancio se hizo sentir. Abandonamos el palacio para ir directo a almorzar y luego armar valijas y descansar un rato. Por la tardecita le dimos nuestro adiós al Duomo,  con un buen capuchino y un lemon pie. A la mañana siguiente salimos hacia Roma, último destino!!!!!!!

CONSEJOS PARA VISITAR LA TOSCANA

Esta maravillosa región tiene varias alternativas de turismo, tantas como cosas tiene para ofrecer.

Hay un “turismo rural”, con alojamientos en toda la campiña, donde se recorren sembrados, viñedos, se degustan platos típicos, y también excursiones de medio día o día completo a los distintos pueblos. O bien, el que hicimos nosotros, que tiene que ver más con la historia, con ponerse en contacto con la civilización antigua y la actual, sin dudas mas citadino, pero también con la posibilidad de recorrer  y admirar la campiña.  Sea cual fuere el que se elije, primero hay que informarse para tener en cuenta que es lo que más nos gusta o nos interesa hacer, en base a eso, ver un mapa, calcular distancias y fijar los días. Lo ideal es recorrerla en auto, por las distancias cortas, las bellezas de todos los caminos, y los tiempos que se pueden manejar casi a tu antojo.

Nuestro primer pie en Toscana fue Volterra, y al igual que en Siena y Florencia, elegimos un hotel en el centro histórico porque es lo que más nos gusta y siempre pensamos que caminando es la mejor manera de conocer!!!!!

Volterra- Hotel Albergo Nazionale-  En el centro histórico, excelente ubicación, a un paso de todo . Es antiguo y no muy confortable. La cama bien, la almohada terrible!!! Desayuno correcto, personal muy amable, vistas espectaculares y un restaurante anexo con muy buena comida y a buen precio.- Parkin de pago a una cuadra.

Siena-  Hotel, Piazza Paradiso Accomodation- En pleno centro histórico, a una cuadra de la plaza del Duomo, excelente ubicación- Primer piso por escalera ( 32 escalones) , las maletas las suben y bajan el personal, que es excelente!!!!! Parking en las inmediaciones y es también el personal quien se encarga de llevar y traer el coche.  Desayuno en un bar a una cuadra, muy bueno- Habitación y comodidades buenísimas, todo remodelado a nuevo. Recomendable ciento por ciento!!!!

Florencia- Hotel Maxim. Excelente ubicación!!!!! Comodidades aceptables, no es nuevo pero si agradable, buena cama y almohadas- El baño terrible, ( no es igual en todas las habitaciones), personal atento y desayuno abundante pero no variado.  Recomiendo por sobre todo su ubicación y la relación del precio con esta cualidad.

mcris