Italia

bellagio

Italia: Milan y Bellagio

MILAN- 2 DIAS

Viajamos desde Niza a Milán en tren, unas 5 hs. aproximadamente. Es hermosísimo el paisaje hasta  Génova, todo por la costa, pegadito al mar. Luego de pasar por Génova, ciudad muy grande y con un puerto maravilloso, si no me equivoco el más importante de Italia, el tren toma hacia el norte  adentrándose en los campos y zonas industriales de Piemonte.

Desde la Estación Milano Central, hasta el hotel tomamos un taxi, atravesamos gran parte del centro de la ciudad y nuestro alojamiento, si bien quedaba dentro del casco, estaba al sur del Duomo y la Estación al norte.

Mapa en mano, tratamos primero de ubicarnos con relación al Duomo, y partimos a su encuentro. Tomamos la avenida  , con mucha gente caminando y muchísimo transito,  y nos condujo directamente a la Plaza del Duomo. Infinitos negocios de ropa, zapatos, carteras, perfumerías, etc.etc. ya nos hacían presagiar el perfil de la ciudad. Milán es la Capital Mundial de la Moda, esa es su principal industria, pero también es “su arte”, y lo muestran, lo exhiben a cada paso. La sensación de estar dentro de un “gran shopping” me acompaño durante los dos días de estadía. Más allá de los negocios y sus vidrieras exquisitamente dispuestas, los mismos milaneses honran la tradición de la ciudad. Tanto hombres como mujeres, jóvenes o mayores, se destacan por  su  elegancia y buen gusto al vestir. Las mujeres son muy, muy bellas, glamorosas y a la vez sencillas, se nota que es muy natural y cotidiano en ellas  el “charme”.

Y así, curioseando y admirando, llegamos a La Plaza. Estaba atardeciendo, y el Duomo resaltaba  sobre todo lo que se ve. Su estilo gótico, construida en ladrillos revestidos en mármol blanco, la hace muy especial y diferente. Es de una belleza exquisita, refinada, parece querer alcanzar el cielo con sus torres agujadas. Innumerables esculturas cubren toda su fachada, las gárgolas, las puertas de bronce, en fin una maravilla.

Hacia la derecha las Galerías Vittorio Emanuelle. El lujo, la exquisitez de la arquitectura del todo el edificio, la iluminación, los pisos de mármol, los techos de bóvedas vidriadas, los negocios de las más afamadas marcas, es imposible describir todo lo que se aprecia, hay que estar allí. Al Salir de la galería la plaza y la Catedral ya estaban iluminadas, magnifica vista de todo.  Entramos en un pequeño restaurante y pedimos unas pizzas, estábamos bastante cansados, así que volvimos caminando al hotel, sin prisa, mirando vidrieras, y descubrimos  unas liquidaciones asombrosas!!! Y bajo la certeza de volver al día siguiente por algunas cositas para traernos, nos fuimos a dormir.

Por la mañana  temprano fuimos a la Iglesia de Santa María  de la Gracia, donde se encuentra el Cenáculo Vinciano que  alberga la espectacular “Ultima Cena “de Leonardo Da Vinci. Logramos sacar entradas para las 6.30 de la tarde, entran de a 15 personas y no más de 20’ puede durar la visita.  Feliz mi marido con los, tickets en mano  fuimos caminando nuevamente, hasta el Castillo Sforzesco. Es una fortaleza excelentemente conservada, comenzó a construirse en 1358, y luego Sforzesco lo reconstruyo en 1450. Íntegramente en ladrillos rojos, con torres, un gran patio central, hoy alberga museos y se hacen eventos y exposiciones transitorias. Por detrás del mismo hay un parque que pertenece al castillo, y que a su vez se abre hacia El Parque Sempione, el espacio verde más grande de Milán,  y quizás lo más extraño que contiene es el ARCO DE LA PACE, mandado a construir por Napoleón, es muy bonito y obvio muy afrancesado, nada románico. Salimos por la entrada principal del Castillo, donde hay una plazoleta con una hermosa fuente, y de allí directo nuevamente a plaza del Duomo. Volvimos a recorrerlo en todo su contorno, tiene tantos detalles, es una obra magnífica, no entramos, la cola era tremenda. A las 18.30 en punto ingresamos al Cenáculo, con audio guía. La sala esta alumbrada con luz muy tenue y especial para no permitir mayor degradación de la pintura, que ya ha sufrido bastante deterioro por el tiempo. Es MAGNIFICA!!!!!!!!  Recomiendo totalmente visitarla, vale lo que cuesta, emociona, para mi mucho pero mucho más que La Mona Lisa. Salimos los dos impactados y en silencio, a Enzo se le caían las lagrimas, lejos lo más impactante de Milán!!!!

Así transcurrió nuestro segundo y último día en la Capital de la moda, una muy grande ciudad, con muchísima gente, (demasiada para mi gusto jaja), bonita, refinada y dedicada repito a “su arte”, el diseño y la indumentaria y lo hacen excelentemente bien.

El plan era alquilar un coche desde allí, para dirigirnos hacia Bellagio (Lago di Como), y luego recorrer parte del Riviera Italiana y la Toscana, pero fue dificilísimo encontrar coches disponibles!!! Fuimos a varias agencias y nada!! Entramos en desesperación, y decidimos ir a la Estación Milano Central, a la mañana temprano, ya con las valijas y preguntar en las agencias que están en ella y en caso de no encontrar vehículo disponible tomar el tren hacia Como. Finalmente en la Agencia AVIS, había un Fiat Panda a disposición pero sin GPS, y lo pagamos carísimo, pero no nos quedaba otra. Consejo, vayan con auto alquilado desde su lugar de origen, si bien en otros viajes no se nos presento nunca este problema, esta vez sí, y es bastante estresante.

Consejos para visitar Milán-

Como ya dije la moda y el diseño es la vedette de la ciudad. Además de las Galerías Vittorio Emanuelle, está el cuadrilátero de la moda, que son cuatro cuadras a lo ancho y largo, que tienen tiendas de las más afamadas marcas y las que marcan tendencias internacionales. Pero en todas las calles repito hay negocios hablamos de 10 a 20 mínimo por cuadra!!!!! Así que para quien esta en el tema, para quien dispone de una moneda importante, o bien para el que le gusta sufrir por todo lo que no puede comprar, adelante!!!!!! Recorran que es hermoso!!!!

En general tanto el alojamiento como las comidas son de un precio bastante elevado. El Duomo es sensacional y la Iglesia de Santa María de la Gracia también.

Nos alojamos en el ByB My Bed. El barrio donde está ubicado es Colonne de San Lorenzo, enfrente de la iglesia del mismo nombre. Es muy bonito y pintoresco. Punto de reunión de jóvenes estudiantes y artistas. Hay varios bares y restaurantes de tapas que congregan varios chicos y chicas, entretenido y colorido, y a pocas cuadras del centro. El hotel se ubica en el 4to. Piso de un edificio muy antiguo y peculiar, con un patio central al cual convergen varios departamentos tipo casitas, con balcones, flores y perfectamente pintado y conservado. El piso alberga no más de 4 o 5 habitaciones, de buen tamaño, cómodas, un muy buen baño y balcón, al menos en nuestra habitación. Lo que no tiene es Placard ni caja de seguridad.

La atención del personal excelente.

BELLAGIO- LAGO DI COMO- 2 DIAS

Finalmente, salimos de Milán en el Panda, sin GPS, lo que nos hizo bastante dificultoso encontrar el camino rumbo a Como. “Preguntando se llega a Roma” reza el dicho popular, así que después de varias vueltas, idas y venidas, logramos tomar la autostrada hacia el Lago. El cielo estaba gris, bastante denso, presagio de una lluvia que lamentablemente acompañaría toda nuestra estadía en Bellagio. A medida que nos alejábamos de Milán, el paisaje iba cambiando notablemente. La ruta comenzó a hacerse más sinuosa, y de a poco comenzaban a divisarse los Alpes.  La vegetación de tipo boscosa, pinos, alerces, empezaron a acompañarnos.  Llegamos a Como, una ciudad  grande emplazada en los inicios del Lago y aun no definida como totalmente de montaña. Se veía una actividad bastante intensa y a medida que nos acercábamos al camino que nos llevaría a Bellagio, tanto el paisaje urbano como el natural se iban modificando. Las calles comenzaban a verse mas angostas, empinadas y sinuosas, las edificaciones menos citadinas, y los alrededores cada vez más verdes. Al salir de Cómo comenzaron las curvas y contracurvas, y el paisaje se volvió maravilloso!!!! El lago a nuestra izquierda, que a medida que subíamos iba ensanchando sus márgenes, a su vez las laderas de la montaña que bajaban directamente a las aguas, sembradas de casas, mansiones, y castillos. A nuestra derecha, murallones de piedras que sostienen las construcciones por encima de ellas. De frente al camino, muy sinuoso, los Alpes encadenados en diferentes alturas. Todo enmarcado en un manto verde con algunas flores salpicadas, Es una maravilla de la naturaleza  engalanada con la mano del hombre.  La lluvia comenzaba a hacerse más copiosa, las nubes y la bruma tapaban las cimas de las montañas.  Nos encontramos con un hermoso espacio, un mirador, donde por supuesto y a pesar de mojarnos bastante como pudimos bajamos a tomar algunas fotos de ese lugar encantado.

Así, luego de casi una hora de trayecto, lentamente, sin  prisa y tratando de grabar en nuestras mentes todo lo que veíamos, llegamos a destino. Bellagio está en la punta de la península que marca la Y invertida, que es la forma del lago. Un pueblo que nos dejo enamorados. Tranquilo, bello, con sorpresas a cada paso.

Nos alojamos en el B y B Miralago, (a su vez este es el nombre del “barrio” del pueblo), esta algo alejado del centro, pero sus paisajes son paradisiacos. Ubicado frente al lago, permite unas vistas de él, de la otra orilla, de las montañas y de los alrededores, excepcionales.

El alojamiento merece un comentario especial. De gestión familiar, y con unas 10 habitaciones, es perfecto. Rodeado de pequeños jardines, hermosamente diseñados, flores, pérgolas, sillones,  mesas, una belleza. Además, cuenta con espacio para guardar el auto sin cargo, que no es un dato menor!!!La habitación lo suficientemente amplia, tenía un ventanal al lago por el que accedía a un balcón privado con una mesita y sillas de hierro, un toldo que en ese momento hacia las veces de “paraguas”, por la lluvia y en verano “parasol”. No había “lujos”, pero si confort, calidez, privacidad y vistas espectaculares!!!!! La dueña nos recibió muy cálidamente, y nos brindo toda la información del lugar, con mapas por supuesto, y una pequeña reseña de cada sitio para visitar, como así también consejos de restaurantes de la zona. El desayuno fantástico!!!! Creemos que la hija de la dueña es la repostera y quien estaba a cargo de los desayunos (como así también de de cualquier merienda que se pidiera por la tarde)  Todo tipo de infusiones, jugos variados,  y una mesa dulce de tortas, masitas, y tartas frutales absolutamente caseras, mermeladas,  algunos platos salados y frutas secas y del lugar.  Una vez ubicados, nos ofrecieron algo de beber, que nos llevaban a la habitación. Elegimos un cappuccino y junto con el nos trajeron unas masas secas caseras!!! Una deliciosa bienvenida!!!

Llovía cada vez más, casi no se divisaban las montañas, pero de todos modos era magnifico, ni pensar cómo ha de ser en verano y con sol a pleno!!! Lo recomiendo vivamente!!!

Eran aproximadamente las 5.30 de la tarde, el clima bastante adverso, nosotros un tanto cansados, así que decidimos quedarnos a disfrutar de la paz y la belleza del lugar y luego salir por la noche a cenar a un restaurante a los pies del lago que quedaba a menos de cien metros.  Así hicimos y con la esperanza vaga de que amaneciese soleado fuimos a dormir.

Amaneció lloviendo!!!!!!  Decididos a no perder tiempo, y sin importarnos demasiado el clima, después de disfrutar del desayuno, nos dirigimos al centro. No se puede acceder en auto, hay un muy amplio estacionamiento (de pago), y, a pie, en dos cuadras estas en la costanera céntrica, desde la cual por cada callecita lateral, hay escaleras ( largas!!!) bordeadas de infinitos negocios, que te van llevando hacia la parte superior del casco céntrico. Es hermoso todo, desde los negocios, los bares, la larga galería que emplazada frente al lago, y las vistas hacia la otra orilla y  las montañas, es encantador.  Para ese entonces la lluvia era bastante copiosa, la bruma tapaba casi toda la cadena montañosa y apenas se divisaban las orillas del lago. Cuando  la lluvia se transformo en llovizna y comenzó a despejarse la bruma, nos acercamos hasta el muelle desde donde parten los ferris, para admirar más cerca el panorama, y aseguro que es bellísimo!!!!

Almorzamos en un restaurante alejado del centro, y por suerte parecía que asomaba tenuemente el sol. Decidimos “explorar” a pie  la zona cercana al hotel, y descubrimos lugares increíbles!!! Casas muy antiguas, callecitas cortitas, pequeños muelles, todo empedrado, viviendas coloridas, y paz, absoluta tranquilidad.

Nos quedaba solo la tarde en Bellagio, y optamos por subirnos al auto y recorrer el borde del lago hasta Lecco, que está del otro lado. Un acierto!!! Un hermoso camino de montaña, con mucha vegetación, pasando por numerosos poblados más que pintorescos, y con un paisaje que iba cambiando constantemente.  Después de un paseo de una hora más o menos regresamos a Bellagio, ya con algo más de sol, y volvimos al centro y la costanera. Lamentablemente no pudimos disfrutar de todo el encanto del lugar por el clima.

CONSEJOS PARA VISITAR LAGO DI COMO

En lo posible ir en auto y recorrer todos y cada uno de los pueblos, para lo que es necesario dedicarle al menos 4 días. La primavera y el verano son las mejores épocas para disfrutarlo. Realizar excursiones en ferri, para conocer ambas orillas, ya que cada lugar encierra bellezas diferentes. No es un sitio económico, para nada, pero como siempre hay alojamientos, restaurantes y bares aptos para todo bolsillo. Es un paisaje donde la naturaleza es generosísima!!! Y todo lo construido, lejos de empobrecerla la hace aun más bella.

Nos alojamos en BYB MIRALAGO, como dije lo recomiendo sin lugar a dudas.

El mejor consejo es visitarlo!!!!!!!

 

Cris