Roma, Italia

25.-Les-Invalides

Italia: Roma- 5 dias

Y llego nuestra última etapa de este fantástico viaje. Roma, la “ciudad Eterna”, la que parece no cambiar nunca, la histórica, la vertiginosa y la tradicional, la cristiana, la aferrada a su pasado y costumbres pero progresista en su presente, en resumen “la mágica”  Roma!!!!!

 

Esta vez nos alojamos en un departamento en la zona de “El Vaticano”, dentro de las murallas que guardan la “ciudad estado más pequeña del mundo”.  Un barrio muy antiguo, tradicional y conservador en su edificación y costumbres. Pintoresco en todas y cada una de sus calles, empedradas, pobladas de bares y restaurantes, con músicos callejeros interpretando desde típicas canzonetas italianas hasta repertorios de todo el mundo.  La calle del dpto. se llama Borgo Pio, y una “fontana” le da su nombre. Esta a escasas tres cuadra de la Av. De la Conciliación.

Al contratar no estábamos muy convencidos de que fuese el mejor lugar, pero, realmente nos encanto!! Esta bastante cerca de todo y con muy buen transporte,  de día bullicioso y de noche muy tranquilo.  Un acierto total!!!! Luego de desempacar y  acomodarnos fuimos en busca de algún supermercado para abastecernos de lo mínimo, pero  Enzo, el dueño , que nos recibió, amabilísimo, nos había dejado cosas básicas como café, leche, aceite, sal, etc. o sea lo  necesario y para disponer sin necesidad de reintegrar.  Salimos hacia el centro, a pie, rumbo a Plaza Navona, unas diez cuadras. Cruzamos el Puente Vittorio Emanuelle, y aunque nos perdimos un poquito, en 20 minutos estábamos en la plaza. Jajaja, invariablemente nos perdíamos todos los días, las calles en redondo, y las avenidas que de tanto en tanto las atraviesan nunca me fueron muy claras, pero no importa, nos encanta perdernos en esta ciudad ¡!!!!!!!!

Qué cosa fantástica Navona!! Creo que es “mi plaza en el mundo”. Siento que en ella se mancomuna el arte, la historia, las costumbres y  la arquitectura, en resumen “la esencia romana “

La historia de la Plaza es muy rica. En sus principios fue un “estadio”, donde se congregaban los romanos a ver juegos de atletismo griegos, musicales, y espectáculos ecuestres. Más adelante se organizo un mercado, (que luego se traslado donde está hoy el “Mercato dei Fiori”), y por fin fue declarada espacio público y se le dio la arquitectura barroca que hoy ostenta, con la construcción de las tres fuentes y la Iglesia de Santa Inés en Agonía.

La fuente que está en el centro “La Fontana dei Quattro  Fiumi “, diseñada por Bernini, representa los cuatro ríos más grandes conocidos en ese momento, Nilo, Ganges, Danubio y Rio de la Plata. En su centro se encuentra un obelisco egipcio. De un extremo de la plaza la Fuente del Moro, y del otro la de Neptuno.

También, al lado de la Iglesia, está el Palacio Pampilli, museo pictórico y además hoy embajada de Brasil.

La iglesia Santa Inés en Agonía, es una obra maestra del eterno rival de Bernini, el escultor Borromini,  de ambos se cuentan innumerables historias y también esparcidas por toda la ciudad hay numerosísimas y magnificas obras de los dos.

Pero la Plaza es aun más que las fuentes y la iglesia, son las casas coloridas que la rodean y las calles que a ella llegan, las heladerías, bares y restaurantes, las canzonetas de los músicos, las pinturas, los artistas, las palomas, alguna gaviota atrevida, los balcones con sus  flores, ……….

Y de noche es especial, con luz tenue, las estatuas parecen cobrar vida y las aguas  se “tiñen” de un verde esmeralda

DIA 2

Por la mañana fuimos a conocer el “trastevere”. Según dicen todos, el barrio más representativo de la Roma contemporánea, en cuanto a sus costumbres claro, ya que es la zona de la “movida” joven  y donde transcurre la vida del romano medio y común. Tomamos el bus, aunque en realidad queda a solo 15 cuadras del nuestro alojamiento, y descendimos en la Av del Trastevere. Es un barrio bastante diferente al centro,  caracterizado por un ambiente bohemio,  sus avenidas son profusamente arboladas, su construcción medieval, sus calles empedradas, grafitis en las paredes, muchos bares pequeños y simples, tratorias autenticas, discotecas, y también un rico patrimonio histórico-religioso. La actividad principal se concentra en la Plaza Santa María del Trastevere, sonde se encuentra la iglesia del mismo nombre. Cuando llegamos, era sábado por la mañana, recién empezaba a “desperezarse” el barrio. Los recolectores de residuos estaban por doquier, los bares apenas  abrían  sus puertas,  los vecinos del lugar baldeando veredas, paseando sus perros, trotando, o simplemente haciendo los mandados diarios. Sin ninguna prisa se ponía en marcha la zona. Nos sentamos en un bar en la vereda a tomar un capuchino mientras observábamos el lento trajín. Estaba algo fresco, pero el sol iba tomando protagonismo, y esto fue aprovechado por un grupo de hombres, que corrieron un par de mesas de un bar cercano y las pusieron bajo el sol, se sentaron a su alrededor, sacaron un mazo de cartas y sin más se armo la partida en plena calle!!!!!Terminado el tente en pie, seguimos en busca de la Plaza,

Tanto la disposición como la fuente y la iglesia son de neto perfil medieval.

Por dentro es muy bonita, columnas revestidas en mármol, frescos y  púlpitos en madera tallada.  Todo el Trastevere es pintoresco, sus personajes, las enredaderas que cruzan las calles, las panaderías que ofrecen delicias. Comer es mucho más económico que en el resto de la Roma turística, y por la noche, además en cada trattoria, plaza o calles siempre ofrecen música, teatro, bailes etc

Regresamos por la Av. Del Trastevere, cruzamos el Tiber por el Puente Giuseppe Garibaldi,  que está justo encima de la Isla Tibertina. Este es un islote en el medio del rio, que hoy, contiene el Hospital de San Juan de Dios, y tanto el edificio como su alrededor está muy bien cuidado y parquizado, ha sido centro de muchas “historias”, que suenan mas a leyendas fantásticas , ya que su formación no se podía científicamente explicar en aquellos momentos y surgían ideas de lo más extrañas y hasta tenebrosas , además albergo los enfermos de peste negra en ocasión de la plaga, y todo esto le dio muy “mala fama” a la isla, que estuvo prácticamente olvidada por los romanos durante años y años.

De un lado de la isla, hay una especie de cascada formada por pequeño desnivel del suelo, y se ven también por detrás los otros puentes, más antiguos aun que este.

Dejamos atrás el “Trastevere”, y su bohemia, después de haber almorzado penne a la gorgonzola y carbonara, riquísimos y muy barato!!, nos sumergimos en la turba de turistas del centro de la ciudad rumbo a la Fontana Di Trevi.

Aun no estaba inaugurada, faltaban apenas 10 días, pero al menos pudimos apreciarla en su totalidad sin andamios solo  faltaban el agua y las luces.

La fuente marcaba la finalización de un acueducto que abastecía de agua a Roma. De estilo Barroco, fue diseñada y puesta en marcha por un arquitecto llamado Salvi, que murió antes de terminarla. La figura central es el Dios Neptuno, flanqueado por las diosas de la  Abundancia y La Salubridad, símbolos, el primero de la fuerza y las segundas de las bondades del agua.  Los dos tritones conducen a sendos hipocampos, uno tranquilo, que no requiere esfuerzo alguno de parte del que lo lleva, y el otro bravío y se nota la fuerza que debe hacer el tritón para dominarlo, representando así los dos estados del mar el tranquilo y el agitado y a su vez ambos  guían la carroza de Neptuno a través de las aguas.

Es monumental y hermosísima!!!! Dado su espectacular tamaño que ocupa casi la totalidad de la plaza , ocurre que uno va caminando siguiendo los carteles, por calles pequeñas y tortuosas, entretenido con cada cosa que encontras ,doblas una esquina y ……… ahhhhhh!!! de repente la ves, entera, cercana y esplendida.  Sin dudas la más espectacular de las fuentes que conozco . Dejamos La Fontana, y regresamos hacia la Av. Del Corso, buscando el Panteón.  En nuestro deambular, siempre un tanto desorientados, nos topamos con las Galerías Alberto Sordi, magnífico edificio, y lujosas tiendas y cafés.

Saliendo de la galería, esta la Plaza Colonna, que debe su nombre a la monumental  columnata en su centro , que es la Columna demarco Aurelio, cuyos bajorrelieves dispuestos en espiral  cuentan las victorias del Emperador y en su parte superior  una estatua de San Pablo.

A pocos metros encontramos la Plaza de Montecitorio,  con otro obelisco egipcio, vale aclarar que en su mayoría esos obeliscos fueron apropiados como trofeos de guerra, y frente al mismo  la Casa de gobierno.

Siguiendo nuestro caminar y a 200 m. se abre la Plaza de la Rotonda con el monumental Panteón de Agripa.

No pudimos ingresar al interior en ese momento, porque hoy también hay en él una iglesia y se estaba celebrando una misa,  así que nos dedicamos a pasear por la plaza, tomar un café, y simplemente re-conocerla.

Siempre está muy concurrida, y los mateos o los improvisados actores vestidos como soldados romanos hacen la delicia de los turistas de todas las edades. No menos de 10 callejuelas convergen en la plaza y el desfile de gente por ellas es incesante. Pocos la conocen por su verdadero nombre, ya que todo el mundo dice “vamos al Panteón”, claro, esa imponente figura acapara rápidamente toda la visión. No obstante, las casas muy coloridas que la rodean, la calle totalmente adoquinada, los bares, la fuente con el obelisco egipcio de mármol rojo de Ramses II, y los espectáculos callejeros más variados, hacen del lugar un ambiente excepcional. Esa tarde había un par de músicos muy buenos que interpretaban temas de Pink Floyd,  mucha gente se congrego a escucharlos, de todas las edades y nacionalidades, y cada uno en su idioma coreaba las estrofas, y el marco en que todo esto se daba era tan contrastante que conmovía!!!!  La Plaza del siglo XVI, el Panteón actual construido por el Emperador Adriano data de los años 123 a 125, y todo eso junto en el siglo XXI, es muy pero muy fuerte, sobre todo para nosotros que tenemos una “historia propia”  tan cortita, solo 200 años!!!!

Atardecía ya y decidimos volver al dpto, desandando esas callecitas romanas que son una sorpresa a cada paso, y fue así que nos encontramos con la Iglesia de San Nicolás, y entramos, de fachada sencilla, estilo románica, pero su interior ……Grandioso!!!!

Terminamos el día cenando  en un bello restaurante frente al departamento, porque llovía muchísimo y  brindando por nuestros 40 años de casados!

DIA 3

Amaneció precioso, sol y algo fresco, ideal para el viajero curioso. Y como tales, ese día el objetivo era El Moisés de Miguel Ángel, nada más y nada menos!!!! Tomamos el bus, bajamos en Piazza Venecia, y cruzando los Foros Imperiales, llegamos a Vía Cavour  y en  20 minutos estábamos en San Pietro in Vincoli. Pero… previamente debíamos subir una escalera tremenda!!!jajaja!!! nada es sencillo en Roma

La Basílica recibe su nombre, porque en ella se guardan las cadenas con las que fue atado San Pedro cuando fue encarcelado, pero su “fama”, sin dudas se la da el mausoleo del Papa Julio II con la maravillosa escultura del Moisés.  Es imposible describirlo, hay que verlo, al igual que El David y La piedad. Solo Miguel Ángel  supo cómo lograrlo.

Almorzamos frente a las escalinatas en un restaurante bien típico y tranquilo, descanso ideal  y necesario para seguir el recorrido. Retomamos la marcha  por Vía Cavour  mapa en mano pero sin destino fijo.

Llegamos a la Basílica Santa María Maggiore

Monumental, tiene dos fachadas , cada una a una plaza y por dentro es fabulosa!!!!!

Bajamos por la Via de Petris, y nos encontramos con la Embajada Argentina

Seguimos por la Av. De las Cuatro Fontanas, y  en la  intersección con la Via del Quirinal, en las ochavas están las Cuatro Fontanas. Dos de ellas, tiene figuras masculinas, representando los Rios Tiber y Arno, que hacen referencia a Roma y a Florencia, y las otras dos, a las Diosas Diana , la lealtad y Juno, la fortaleza.  Por un lado de la estatua del Tiber, está el convento, y sobre el otro, que da a  la Vía del Quirinal, la Iglesia de San Carlos .

Esta pequeña y bellísima iglesia, es testigo de una de las rivalidades más trágicas de la historia de los grandes escultores, artistas y constructores de Roma. Bernini, y Borromini, en los años 1500, fueron  los hacedores de magnificas obras. El primero, fue el “protegido” o preferido si se quiere, del Vaticano, y de hecho el diseño de la Plaza  de San Pedro, y su, magnifica columnata le pertenecen, así como la Fuente del Tritone, en la plaza homónima, la Fuente de los Cuatro Rios de Plaza Navona, la escalinata y Fuente de la Barcaza de la Plaza España, el Baldaquino de la Basilica de San Pedro, que es una maravilla, habiendo además numerosas esculturas y pinturas en muchísimos museos tanto de Roma como de Florencia y Milán. Borromini, trabajo junto con él en sus comienzos, por ejemplo en el Palacio Barberini, pero pronto comenzaron los problemas, ya que este consideraba que no podía trabajar a “su” sombra, sino que era lo suficientemente bueno como para despegarse  y realizar sus proyectos. Así fue, que a pesar de no ser “El elegido Dios” tal y como lo llamaron los Papas a Bernini, lo fueron contratando ordenes eclesiásticas “menores”, y con menos dinero obviamente, y realizo obras magnificas , entre otras muchas, como Santa Inés en Agonía, en Plaza Navona, y esta bella Iglesia , que según los entendidos es una obra maestra del Barroco, por su frente en cóncavos y convexos, la luminosidad que logro en el interior, y además todo en un terreno muy pequeño. Cuenta la historia, que la frustración de este hombre fue tan grande, que se suicido, dejando expresas  cuentas que no había podido superar la rivalidad con Bernini. No pudimos ingresar en la iglesia, porque era domingo temprano por la tarde y estaba cerrada, pero dicen que es magnífica.

Seguimos el paseo y pasamos por el Palacio Barberini, construido en el siglo XVI, y que supo ser de los más lujoso de las residencias romanas de la época, y albergo numeroso personajes de la Europa renacentista, como por ejemplo el Rey Carlos IV de España durante su exilio. Luego de la Segunda Guerra mundial, la familia lo vendió a Estado Italiano, y desde entonces es la Sede del Museo Nacional de Arte Antiguo.

Seguimos, confieso ya un poco cansados, pasamos por la Plaza Barberini, y llegamos hasta la parte superior de la Escalinata de la Plaza España.  Tanto la Iglesia Tinidad del Monte, como la misma plaza y su escalinata están en reparaciones desde hace ya más de dos años. Es evidente que durante muchísimo tiempo estuvieron descuidados y los trabajos son muy profundos, pero claro que vale la pena!!!!

Ya desde abajo, en la Plaza, puede verse la imponente escalinata, contemporáneamente famosa por los grandes desfiles de modas que se han realizado en ella.

Frente a ella, la Fuente de la Barcaza, y se abre también el abanico formado por las tres calles “del más exquisito glamur de Roma”, la Via de Balbuino, Via Condotti y Via Frattina, con las tiendas más finas y caras, pero además con varios palacios de los siglos XVII y XVIII.  La plaza recibe su nombre de la Embajada de España en la Santa Sede. Es una zona preciosa, demasiado llena de gente para mi gusto, pero merece la pena pasear por ella y admirar los estilos de los edificios,  la distinción y buen gusto  de sus negocios, y sobre todo la elegancia de los hombres y mujeres romanas que pasean su encanto por sus calles.

DIA 4

La primera intención fue ir a la Basílica, y recorrerla con tiempo. Ahhh,…….. llegamos a la Plaza alrededor de las 10 hs. y era imposible!!!! Cientos de personas haciendo una fila que recorría prácticamente las dos alas de las columnatas.  Los tours turísticos iban y venían, por lo que decidimos  pasear un poco  por fuera, y volver a la tardecita, quizás tendríamos mejor suerte!!

Salimos del Vaticano, hacia el Castel Sant’Angelo, que está a escasas 5 cuadras. Este monumental castillo, conocido también como el Mausoleo de Adriano, porque el emperador lo mando a construir en el año 135 con ese fin,  al poco tiempo paso a ser un edificio militar. Luego se construyo un puente que lo conecta directamente con el Vaticano, y en épocas de persecución fue también refugio de algunos Papas.  Su nombre actual, se debe a que en la época de la peste que sacudió la ciudad de Roma, un papa tuvo la visión de un ángel con una espada en su mano, que para el significaba el fin de la peste, por esto, hizo construir una estatua del Arcángel  San Miguel  en la cúspide el edificio.  Hoy todo el Castillo es un museo, y subiendo a su parte superior se ven magnificas vistas de toda Roma.

El Puente Sant’Angelo, cruza el Tiber directamente desde la puerta del Castillo. Es muy bello, con numerosas estatuas a ambos lados, y desde el se observan por un costado la Av. De la Conciliación y la Basílica de San Pedro, y por el otro el Tiber con sus puentes.

Roma es sin dudas una ciudad fascinante, monumental por la historia que alberga y se respira a cada paso, no se puede conocer ni en uno, dos, o tres viajes, es tanto lo que tiene para mostrar y tan variado que cuanto más la recorres te das cuenta de cuánto te falta  descubrir. Todo lo que ves es una reliquia, un pasado glorioso y también un imperio devastado, una ciudad pujante que convive con ese pasado con el que tropieza a cada paso. Pero no sé si justamente es esa convivencia  la que la hace aparecer un tanto descuidada. Por ejemplo, el Tiber, prácticamente no es navegable, sus riberas poco transitadas, porque las condiciones de salubridad de las aguas son pésimas. Los puentes no tiene una mantención de sus monumentos como debieran,  si se compara por ejemplo con el Arno en Florencia, o el Sena en Paris, aunque en si son muy parecidos cada uno con sus características únicas,  y bellos los tres, este sector Roma aparece como sucio y  hasta abandonado.

Por la tarde regresamos al Panteón, para conocerlo por dentro, ya que en el viaje anterior tampoco habíamos entrado.

Construido por el Emperador Adriano en el siglo XII, sobre las ruinas del que fuera levantado por Agripa en los años 25 (destruido por un incendio), es el monumento mejor conservado de Roma antigua, y se dice que esto es posible porque fue entregado a un papa y transformado en iglesia, Santa María de los Mártires, hecho que contribuyo notablemente a su mantención.  Ingresamos por el Pórtico, con 12  columnas, techo de madera con vigas, y se pasa a la sala totalmente redonda, revestida en pisos y paredes con mármol, y una cúpula hermosísima que tiene un óculo de 9 m. de diámetro, totalmente abierto por donde entra la luz para todo el edificio.

Se encuentran las tumbas de Vittorio Emanuelle II, unificador de toda la Italia, y a quien se le rinde culto en cada rincón del país, y también de su hijo y su esposa, custodiadas  y mantenidas por la Casa de Saboya.

Regresamos hacia la Plaza San Pedro, pasando por estas calles preciosas de Roma

Y llegamos a la Basílica sobre las 6 de la tarde, entramos rapidísimo, ya no había casi gente. Qué decir de este lugar!!!!! Nos recibe “La Piedad”,

Sobran las palabras!!!!!!!

Todo dentro de la basílica es maravilloso, el Badalquino de Bernini, la cúpula, el mármol, los altares, en fin,  para mirar y admirar. La Plaza San Pedro de noche…………..

DIA 5

Nuestro ultimo día completo en Roma. Comenzamos por la Plaza Venecia y el Monumento a Vittorio Emanuelle II.

El edificio es imponente, totalmente realizado en mármol blanco y con laaaaargas escaleras, tanto por fuera como por dentro.  Alberga dos museos y la Tumba del Soldado Desconocido. Puede recorrerse en su totalidad, sea por escaleras o ascensor. Desde la terraza  se puede ver casi toda Roma, y a la parte superior solo se accede por ascensor.

Frente al Monumento, están los Foros Imperiales, Estas ruinas, pertenecen a cuatro foros que fueron sucesivamente ampliando el primero por las necesidades de sectores políticos administrativos que iba necesitando el Imperio. El primero en construirse fue el de Cesar, luego Augusto, Nerva y el ultimo y mas colosal el de Trajano. El imponente anfiteatro  de forma semicircular, es el mejor conservado,  y la zona tomo relevancia cuando Mussolini construyó la Avenida de Los Foros imperiales, que significo derribar numerosos edificios.

Impresiona ver la ruina de un edificio  del año 102 literalmente “pegado” a uno de fines del siglo XIX!!!!!! Definitivamente la magia de Roma.

Dimos una vuelta obligadamente por el Coliseo, ya lo conocíamos por dentro en otro viaje, luego bajamos por Via Labicana, almorzamos y luego partimos rumbo hacia El Quirinal.

Este Palacio, está ubicado en la más alta de las Siete Colinas de Roma, fue creado como residencia de verano del papado, luego fue residencia real, y hoy es una de las tres residencias del Presidente de la República. Llegamos justo cuando se realizaba el cambio de guardia.

Bajamos por uno de los costados del realmente enorme Palacio Del Quirinal hacia el centro

Y seguimos lentamente paseando por las calles que nos encantan!!!!! Por la noche cenamos en un bellísimo restaurante en el que ya habíamos estado en un viaje anterior cercano al Panteón, al aire libre, con música de acordeones y canzonetas……

Y así termino nuestra última noche en la maravillosa Roma!!!!

Por la mañana, y en tanto se hacia la hora para tomar el avión de regreso a Argentina, recorrimos el Mercato dei Fiori, y admiramos las murallas  Vaticano y las calles antiquísimas que encierra.

Y nos despedimos de “La Ciudad Eterna”, de la que nos emociona a cada paso, la que nunca terminas de recorrer, la que conjuga historia, arte, pasado y  presente, de la que es conservadora y a la vez pujante, la que te encierra en sus laberínticas calles, la que tiene una población que no se destaca por ser excesivamente cordial con el turista, el romano casi que vive su vida al margen de los miles y miles de personas que diariamente la visitan, la ciudad de la “Pizza y la Pasta”, de los “paninis y los canolis” , de “la birra y el fernet” ,  del “ machiato y el spresso” , de las cien fuentes y plazas, de las ruinas del Imperio, de los monumentos a sus héroes, del Vaticano, La Basílica de San Pedro, La capilla Sixtina, de los cientos de iglesias, de la reaccionaria y la conservadora , y sobre todo y por todo esto LA MAGNIFICA ROMA!!!!!!!!!!!!  ARRIVEDERCHI!!!!!!!

mcris