Italia

Cupula-del-Duomo-de-Florencia

Italia – Visita express en Firenze

Luego de pasar la mañana en Venezia y dos horas en tren, llegue a Firenze (Florencia), que es la ciudad más importante de la región de la Toscana.

 

Era distinta a Milano y a Venezia, se notaba que era zona agrícola ya que se sentía el estrés que uno encuentra en cualquier ciudad, además la mayoría de las calles eran estrechas. Disponía de 4 horas para visitar la ciudad y al parecer no me perdí de mucho.

Almorcé por 8 euros en mi fiel Mcdonalds. Dejé mi equipaje por 6 euros en la estación Santa María Novella. Y salí a recorrer la ciudad, que como decía, el centro al menos es pequeño, lo primero que vi es que se mantiene muy bien todo, a pesar de tener varios años de construcción. Luego llegué a la plaza del Duomo, que sinceramente es una de las cosas más lindas e impresionantes que he visto. Es enorme y de la forma en que está pintado hace que sea conmovedor. Posteriormente caminé por las dirigí la Palacio Di Vecchio, y me sorprendió la cantidad de esculturas de figuras humanas que hay en la calle, son demasiadas y no dejan nada a la imaginación. Al final de la calle, me encontré con el río y el famoso Ponte Di Vecchio, que tiene la particularidad de que se ven muchas ventanas que dan hacia el río, es bastante singular.

Ya se había hecho de noche y en 3 horas ya había recorrido, buena parte de lo turístico de la ciudad y de lo no turístico también. Por lo que tenía que hacer hora hasta las 20:30 y eran las 19:00 horas. Sin embargo tenía un problema, cuando compré los pasajes de internet, el tren que me llevaba a Roma partía no pasaba por Santa María Novella y debía tomarlo en la estación Campo di Marte, el cual no sabía donde estaba, entonces con mi equipaje y todo, me dirigí según mi instinto creía que estaba la estación, pedía indicaciones, pero la gente no hablaba mucho el inglés ni el español, así que intentaba entender su italiano el cual si me sirvió, luego de una hora deambulando perdido pude llegar a la estación con media hora de margen, incluso el tren estaba retrasado. De todas maneras fue extremo ya que al principio si estaba perdido y contra el tiempo, y no sabía la distancia que estaba una estación de otra. En fin llegué. y tomé el tren hacia Roma

Rilian