Portugal

porto_venere

Portugal: Jornada completa en Oporto con paseo en barco por el Duero incluido

Por la mañana volvimos a subir hasta la Catedral para poder conocer su interior, previo paso nuevamente por la Estación de San Bento que bien vale la segunda visita con luz suficiente para las fotos.-

Desde allí bajamos en funicular (tambien se puede bajar a pie) hasta orillas del Duero justo en la base del gigantesco puente metálico.- En ese lugar comienza un pintoresco barrio adonde están los embarcaderos de los barquitos que hacen el recorrido por el río y unas coloridas calles con proliferación de vendedores ambulantes, restaurantes y bares.-

Se imponía el paseo en barco que resultó muy entretenido, con una hermosa y diferente vista de los puentes y la ciudad y que es ampliamente recomendable.-

La subida a la parte alta de la ciudad se puede hacer de vuelta en el funicular, sin embargo optamos por un ascensor, una parte, y después escaleras por lugares aparentemente no demasiado concurridos ( tal vez lo aconsejable sería bajar a pié y subir en el funicular).-

Siempre caminado y con una breve parada en uno de los numerosísimos bares del centro, para degustar – como debía ser – un vasito de buen vino oporto, llegamos finalmente a la plaza de la Libertad. A un costado hay una oficina de turismo donde se puede obtener una correcta información de las actividades y principales sitios a conocer.- Compramos nuestro almuerzo: un poco de pan, queso y fruta y en el regreso al hotel compramos una Tablet que aquí están a un precio muy conveniente.-

Por la tarde fuimos en taxi hasta la Iglesia y Convento de San Francisco, desde donde sale el tranvía turístico que recorre el Duero hasta su desembocadura en el Océano Atlántico, donde comienza una zona de playas y bares, muy a la europea, es decir, chicas y pedregosas, al parecer en el marco de una extraña y antigua formación rocosa.- Taxi para la vuelta y caminata por la céntrica y comercial Rua Santa Catarina, donde en un bar a la calle probamos la renombrada “Francesinha”, ya que se dice que ésta es su ciudad de origen, que no es más que un sándwich con un montón de cosas de relleno y salsas y que, en mi opinión no respondió a las expectativas.-

Antonio