Reino Unido

canvas-londres-2-uk-50x80-cm-cuadros-de-lienzo-oferta-597501-MLA20369709424_082015-F

Reino Unido – Londres y la pasión gunner

Era la primera vez en todo el viaje que me tocaba un bus tan cómodo. Esa noche viajaba hacia Londres. Sin embargo en la control fronterizo tuve problemas para poder entrar al Reino Unido, ya que no tenía mi reserva de avión, a pesar de que tenía los otros papeles de buses y trenes y reserva de hostal, no pude convencer al policía que sólo venía de turista por 3 días. Mientras más papeles revisaba menos me quería dejar pasar, así que luego de media hora me bajaron el equipaje del bus y tuve que esperar un par horas en la frontera mientras el bus se fue. Yo veía cómo pasaba gente y uno ahí varado en la aduana. Luego de mucho esperar pasé a una sala de interrogatorio (igual que en las películas), donde me iban a hacer preguntas. A esa hora de la noche no había traductor en español, así que la entrevista fue en inglés. Yo no hablo muy bien y me costaba entenderle al policía, pero iba escribiendo cada pregunta y respuesta a mano, así que si no entendía ojeaba lo que escribía. El interrogatorio duró como 30 minutos y me hizo 30 preguntas que no eran nada del otro mundo, de hecho me hizo mostrarles las fotos de mi viaje. Por suerte estaba relajado, y este policía sí me hizo pasar. Así que moraleja lo importante es tener impreso la reserva de la compra de pasajes, no necesariamente el papel de abordaje.

Luego de esa experiencia, el bus se subió a un ferry, en donde me encontré con una niña que había conocido en París, así que me ude relajar más. Luego de una hora de viaje en el ferry, llega a Gran Bretaña como a las 6 am y las 7 al terminal de Londres, donde hacía mucho frío, menos mal que no llegué a las 5 de la mañana jajaja. Mi hostal, el White Ferry, costaba 24 libras la noche y queda muy cerca del terminal  de buses Victoria. Ese día jugaba el Arsenal, equipo del cual soy fan, así que debía ir al estadio. De hecho mi viaje estaba en función de estar ese día ahí. Luego de comprar una oyster card, que sirve para andar en el transporte de Londres. Se deja un deposito de 5 libras por la tarjeta, luego si uno tomaba el metro, costaba 6 libras el viaje, pero si tomaba un bus me costaba 1,5 libras cada vez que tomara un bus. Había otra opción que era comprar una free card por un día que me parece que costaba 12 libras. En el caso de la Oyster card, luego te devuelven la plata que no usaste más las 5 libras de depósito. Luego de media hora de viaje llegué al norte de la ciudad, donde estaba el Emirates Stadium. Me saqué fotos, me compré la camiseta en la tienda, además de ver como llegaban los fans al estadio, Intenté conseguir entradas antes de viajar pero era imposible, cada hincha tiene su tarjeta, y es automático, no era posible convencer aun guardia para que te dejara entrar. Así que me vi obligado a ver el partido en un restaurante cerca mientras almorzaba. Al menos el Arsenal ganó 3-0. Luego caminé desde el norte de Londres hacia Victoria, me demoré como dos horas. Pasé por el Camden y el Soho, lugares que no llamaron mucho mi atención. Otra cosa atractiva de Londres es que manejan por la izquierda, de hecho en la calle está pintado avisos que dicen para que lado hay que mirar (Look Left o Look Right), por si algún turista se confunde jajaja.

El segundo día decidí tomar el free tour en español. Pasaba por el palacio de Buckingham en donde se hacía cambio de guardia cada, luego recorría todos la casa del Príncipe Carlos y varios lugares históricos de la Ciudad Westminster. Sí, Westminster era el sector donde quedaba el centro histórico y turístico, como el parlamento, big ben, ya que la London City, es donde se encuentro el centro económico de Londres, y nos contó la guía que ahí tiene algunas leyes distintas en cuanto impuesto por ejemplo.

Ese día era el domingo cercano a San Patricio, llovía, pero no impidió que se desarrollara la marcha en que se mostraban varios sectores sociales y comunidades irlandesas. Por lo menos en esa marcha no vi tanto alcohol involucrado. Luego de almorzar, fui al museo británico donde habían muchas cosas de la antigüedad, pero lo que se diferenciaba del Louvre es que este tenía muchas momias. Luego caminé por London City en dirección hacia East End un lugar que recomendaron por la cultura callejera que existía ahí. Al llegar me di cuenta un guía podía explicar mejor eso, porque no vi mucho. Lo bueno de ese recorrido que estaba cerca del Tower Bridge, al que justo llegué mientras anochecía. Es un puente que tiene dos grandes torres, realmente precioso, de los más lindo de Londres. Continué mi camino de vuelta por el otro lado del Thames hasta llegar al London Eye. Aunque es moderna tiene un gran atractivo turístico sobre todo por que es inmenso y luminoso, costaba algo así como 20 libras subirse al London Eye. Lo bueno de esa vista que al frente está el Big Ben otro ícono de Londres.

El tercer y último día, me contactó la niña argentina que había conocido en París si es que la acompaña a Abbey Road, donde habían cruzado lo Beatles, no tenía gran interés por ello, pero me pareció divertido, por que temprano fui al Hyde Park y Kensington Garden unos parques enormes y bastante bien mantenidos. Hasta que llegué a Abbey Road donde me divertí mucho sacando fotos a todos que querían cruzando el paso de cebra a lo Beatles, lo curioso que es un calle bien concurrida de Londres por lo que hay muchos automovilistas que se enojan, hay que tener bastante cuidado con eso. De todas maneras era chistoso lo que llega el fanatismo de la gente.  Posteriormente me dirigí hasta Saint Pancras donde estaba la plataforma 9 3/4, aunque tampoco soy muy fan tenía que ir verla, había una fila enorme para que los de la tienda (platform 9 3/4) te sacaran una foto, lo bueno que en esa tienda había de todo para un gran fan de Harry Potter. Me demoré como unas 2 horas caminando, hasta esa famosa estación, había gastado todas las libras y sólo me quedaba lo de las Oyster Card así que tuve que devolverla por las 5 libras que me servían para almorzar, aunque con 8 libras es el mínimo para comer algo a la rápida, todo era muy caro. Finalmente, fui nuevamente hasta el London Eye y el Big Ben para verlos con la luz de día, realmente valió pena.

Rilan