Turquía

bahia-de-estambul

Turquía: Atenas-Estambul, ahora si

 

Salimos muy temprano hacia el aeropuerto, tomamos un taxi para mayor seguridad, y esta vez si, pudimos embarcar, y antes del mediodia, ya estabamos en el aeropuerto de Estambul.

 

 

nos paso a recoger el transfer, que nos dejó en el Hotel Etap estambul, hoy Marmara pera, en la Mesrutiyek Caddesi, a 200mts de Istiklal Caddesi, la calle principal de la zona moderna , y a 500 mts de la Plaza  Taksim, en el distrito de Beyoglu-Pera.Nos ubicamos en el hotel, en el piso 12º, con unas vistas fantasticas de la ciudad, y ya nos esperaba el guia para salir a una excursion programada que teniamos programada . El primer punto fue el Palacio Dolmabache, situado sobre el Bosforo, del lado europeo, y fue el principal centro administrativo del imperio Otomano entre 1853 y 1922, y fue construido entre el año 1842 y 1853 por el sultan Abdul Mejid, , luego fue reconvertido en museo. Es el primer palacio en Turquia de estilo Neo barroco, y es monumental, con un derroche de lujo, caracteristico en los aposentos del sultanato, con arañas gigantes, con engarces en oro y plata, las paredes tapizadas en finas sedas, y el mobiliario que no le iba en saga. No es una visita imprescindible,dependiendo del tiempo que dispongan, hay muchas otras cosas para ver en esta magica ciudad, y ademas esta atestado de turistas. De alli nos fuimos hacia el lado asiatico,  cruzando el puente del Bosforo, una obra arquitectonica monumental, de mas de 1 km de extension, que une la parte europea con la asiatica. El transito era infernal (preferible cruzar en ferry ). Llegamos a Camlica, una colina donde hay unas vistas del Bosforo y la parte Europea fantasticas. Aqui almorzamos, y luego nos quedamos disfrutando en la zona de las vistas magnificas, lleno de calesas, jardines y a la espera del atardecer con la caida del sol, que es realmente deslumbrante, ver esos tonos que van del amarillo al terracota a medida que el sol se va poniendo detras de un telon de mesquitas, que parece estar envueltos en el cuento de las mil y una noches, flotando sobre una alfombra . Realmente fantastico, lo mejor de la excursion, para mi gusto. Luego retornamos por el puente, hacia el lado europeo, hasta llegar al hotel. Descansamos una media hora y salimos a caminar por la Istiklal Caddesi, atestada de gente y turistas, con su tranvia nostalgico, que va de la plaza Taksim, lugar de encuentro y centro de la movida de este sector, con el monumento a la independencia en el centro, las terminales de los buses y tranvias, y la mayoria de los grandes hoteles se dan cita aqui. Bueno, les decia que el recorrido del  tranvia da la vuelta en la plaza , por detras del monumento y se dirige hasta el tunel, la estacion de metro mas antigua de estambul y una de las mas antiguas de Europa. Nos quedamos callejeando por aqui, y entramos en un pequeño negocio, que tenia expuestas los platos en la vidriera que daba a la calle, asi que era cuestion de señalar el que mas te gustara, aunque la comida turca es muy rica en general, y esta conceptuada como una de las cinco mejores del mundo. Luego volvimos hacia la plaza, y nos metimos en uno de los tantos casinos que habia en los hoteles frente a Taksim, para conocer y jugar unos pocos pesos a la ruleta, uno de mis entrenimientos favoritos en aquella epoca. Ya despues regresamos al hotel, a descansar. Al dia siguiente, visitamos temprano El Hotel Pera Palas, que estaba a dos cuadras, famoso porque alli se hospedaban los pasajeros del Oriente Express, que hacia el recorrido entre Paris y Estambul,y uno de sus clientes mas renombrados, Aghata Cristie, se inspiro en la novela Crimen en el Orient Express. Tomamos un cafe y un te en la confiteria de la planta baja, con vajilla de plata, copas y vasos de cristal, y mobiliario de estilo entre barroco y rococó, decorado con plantas , en jarrones de porcelana china. En realidad , una pinturita. Lastima que este hotel mas adelante fue reformado, y no se si existe en la actualidad.Luego contratamos una excursion por el Bosforo, con guia en español, una de las mas cortas, que dura media hora, y pasa por los principales palacios , y casas y mansiones de antiguos sultanes, que hoy valen una fortuna. El ferry nos dejó en la Fortaleza Rumeli Hisari, una de las mas maravillosas construcciones militares del oriente, y alli nos quedamos almorzando y tomando cafe a la turca, hasta que el guia nos pasó a buscar, para llevarnos de vuelta hasta el hotel.

 

miguel